Breve reflexión del WWDC 2017

El pasado lunes, Apple tuvo su conferencia anual para desarrolladores. Normalmente enfocada hacia el software, pienso que lograron por fin generar entusiasmo en quienes estábamos ansiosos conocer las nuevas tendencias de la empresa. Destaco a continuación lo que más me llamó la atención y mi opinión. Es imposible tocar todo porque la conferencia duró un poco más de dos horas y estuvo plagada de novedades las cuales es imposible detallar por completo aquí

Nuevos sistemas operativos

Todos están en una versión beta para desarrolladores disponibles desde que terminó la conferencia y estarán listos en otoño (normalmente eso significa septiembre).

TV OS

Lo más relevante es que ya funciona con Amazon Prime. Yo tengo el servicio y ciertamente es frustrante no poderlo utilizar en el Apple TV. Nada particularmente destacado.

Watch OS 4

Interesante, pero nada que me ilusione en exceso. Me parece una actualización para robustecer la anterior versión. La nueva cara con notificaciones pronosticadas por Siri puede tener potencial si funciona bien. La apuesta en Siri a nivel de todo el ecosistema es fuerte por lo cual no puede fallar.

MacOS High Sierra

Como el anterior, una actualización enfocada a mejorar Sierra. Tampoco fue espectacular salvo si efectivamente cumple la promesa de que Safari será 80% más rápido que Chrome. Mucho énfasis en fotos y me ha agradado el nuevo sistema de almacenamiento que sin técnicamente estar capacitado entiendo que es más moderno, rápido y seguro. Buenísimo que iMessage vivirá en iCloud y será más ágil al usar aplicaciones de terceros. Me parece un error el nombre; pudo tener más marketing y de hecho cuando lo dijeron pensé que era una broma.

iOS 11

Aquí fue donde sentí un mayor cambio más importante. El aparato iOS aprenderá nuestras costumbres y lo utilizará para darnos notificaciones más personalizadas sin comprometer la privacidad. El nuevo centro de control luce espectacular, se ha fusionado en una pantalla (control + música) además de ser personalizable. Mapas mejora, y me parece innovador que hayan incluido aeropuertos y malls. Es posible ahora pagar entre usuarios con iMessage, aunque claramente esto no está desarrollado en México y no sé si lo podremos usar en el corto plazo. Se presentó el potencial que tiene el nuevo sistema operativo a nivel de realidad alternativa (situar objetos imaginarios en lo que estamos viendo). No me entusiasmó mucho pero creo que tiene un gran futuro si los desarrolladores lo aprovechan. La App Store recibió un rediseño que por a nivel de lo que se vio, no me pareció del todo mejor a lo que ya había.

El acierto para mi viene de haber resuelto el retraso más importante que Apple tenía a nivel de software. El iPad Pro fue presentado en 2015 como un sustituto de la laptop y sinceramente no lo ha sido. Pocos somos los que nos atrevemos aventurarnos a dejar la Macbook en casa para depender del iPad, aun siendo Pro. Con iOS 11 eso deberá cambiar ya que han resuelto mucho de lo que detenía al iPad para convertirse en una opción para depender de él a nivel de movilidad. Por fin han puesto el anhelado sistema para almacenar archivos tipo Finder que además es compatible con gestores de nube tipo Dropbox o Google Docs. También hay ahora un dock con las aplicaciones que seleccionemos más otras basadas en las que más se utilicen. Tenemos la posibilidad de incluir otra aplicación en cualquier momento y quizá lo más importante, poder copiar información y archivos entre aplicaciones. Esto hay que verlo para que entusiasme, pero básicamente estamos ya en la era de Minority Report del iPad. Finalmente mejoras en el uso del Apple Pencil para hacerlo más rápido para tomar notas, incluso con la posibilidad de reconocer cuando escribamos con nuestra propia letra. Con esto el iPad recibe el amor que necesitaba para ser tomado más en serio a nivel de productividad.

Nuevas MacBooks, iMacs y iMac Pro

Apenas el año pasado Apple actualizó las MacBooks Pro y yo temblaba al escuchar la posibilidad de una mejora en precio o capacidades. Sí mejoró pero nada crítico, básicamente cambiaron el procesador que a nivel de un usuario como yo, me parece que pasa desapercibido. Es el único cambio y a muchos les alegrará saber que la MacBook Air todavía vive.

Las iMacs han quedado de un nivel altísimo de capacidad para un usuario promedio e incluso para la mayoría de los famosos usuarios “Pro”. Se les ha dado una mejora en resolución, características sin aumentar muchísimo el precio. Es buen momento para comprar un iMac ya que para mi esto ha sido una aspirina para los usuarios que están buscando un equipo muy bien armado de escritorio.

Una cereza en el pastel no esperada fue el iMac Pro; se ve impresionante, claro si uno tiene $5000 dólares. Me alegra que sea de color Space Gray ya que posiciona el color como algo más Pro (y mi MacBook Pro es de este color). La veo enfocada a un público realmente fuera de lo “normal” y salvo por la parte de poder alterar sus características físicas es poco probable que un profesional no pueda hacer su trabajo con ella por muchos años. Sale en diciembre.

Se dejó ver por aquí también un nuevo Magic Keyboard en versión extendida. Ahora tiene el tan deseado pad numérico del lado derecho. Bien ahí.

Nuevas iPad Pro

Se presentaron nuevos iPad Pro. Me parece que junto al valor que le ha sumado el nuevo software le han dado el salto en tecnología y en valor de producto. Pienso que podrán cumplir la promesa de sustituir a la laptop no sólo con efectividad sino con superioridad para muchas actividades móviles. Es un justo premio a quienes hemos hecho grandes esfuerzos por usar el iPad como herramienta informática móvil.

Me parece muy atinada la pantalla de 10.5”, es el tamaño ideal. Conserva el mismo tamaño que el iPad de 9.7” pero con menos “marco”. El de 9.7” para mi era muy pequeño para generar contenido de calidad y el de 12.9” es tan grande y pesado que uno se ve tentado en llevarse mejor la MacBook. Con 10.5” también me parece un buen tamaño para poder dibujar que como saben disfruto mucho.

Me alegra que haya una versión de 512 GB que junto con la app de Files nos puede quitar el miedo a subir a un avión y no tener nuestros archivos disponibles. Se habla de lo rápida que es con el nuevo procesador, resolución y velocidad. Sin duda es el momento de hacerse de un iPad Pro. En USA ya se pueden comprar y en México al parecer se podrá hasta julio.

Homepod

Se veía venir tanto por los muy sonados rumores como por el éxito que ha tenido la competencia (como Amazon con Echo). Me pareció peculiar que lo hayan enfocado como un producto centrado en la música y no como un centro de control para la casa. Es un producto de lujo (no necesario) que se va a vender caro y tardaremos en verlo en acción, particularmente en México. Me llama la atención y podría eventualmente considerarlo pero no me entusiasma del todo.


Como seguidor de la marca sin duda esta conferencia WWDC 2017 ha sido exitosa. Me alegra mucho que hayan tocado fibras importantes para el consumidor, particularmente en el iPad que sin duda se estaba quedando atrás frente a competidores. Poco a poco irán saliendo los productos y actualizaciones y podremos explorarlos más a fondo; sin embargo, pienso que por ahora Apple ha conseguido mucho entusiasmo de sus fieles.

Contacto:

@OBG888

Anuncios
Breve reflexión del WWDC 2017

¿iPad Pro de 12.9 o de 9.7 pulgadas?

Se han quedado atrás los tiempos de Steve Jobs en los que la decisión sobre la compra de aparatos de Apple no era complicada. Tal es el caso del iPad que cuando salió al mercado hace unos años había que elegir únicamente el espacio almacenamiento y si se iba a conectar a datos celulares.

Hoy más que en cualquier otro momento, quien desea comprar un iPad tiene una amplia variedad de opciones ya que además de lo dicho, habrá que escoger entre cuatro colores y tres tamaños. Si consideramos también que hay diferentes generaciones, la decisión de la más conveniente deja de ser fácil. Intervienen muchos factores, tales como el presupuesto, la portabilidad, gusto personal y si realmente le daremos uso a las mejoras que siempre se suman a las generaciones más nuevas del iPad.

La incursión a finales del año pasado del iPad Pro con un nuevo tamaño de 12.9” en pantalla, propone romper esquemas sobre la productividad. Busca enfocarse a ese ideal que algunos intentan de sustituir su laptop con un iPad. Además de su gran tamaño, sumó la posibilidad de usar un teclado en la cubierta y el impresionante Apple Pencil. La hermosa pantalla de este iPad y todo su potencial en procesador, es muy tentador e impresionante. Sin embargo, al momento de usarlo como herramienta portátil, quizá implique lo mismo que cargar una Macbook que es mucho menos limitada en software.

Apple sacó unos meses después un iPad Pro con casi las mismas especificaciones pero en el clásico tamaño de 9.7 pulgadas. Respecto al de 12.9”, la tecnología de la pantalla es algo mejor (True Tone Display) y tiene una cámara fotográfica superior (con flash por primera vez). Los accesorios como el teclado y el Apple Pencil, funcionan igualmente en ambos tamaños del iPad Pro.

BN-LE723_1111ST_M_20151110171205

Un interesado en comprar un iPad Pro se tendría que preguntar cuál de los dos tamaños es la que más le conviene para su uso personal. ¿Valdrá la pena el impresionante monitor del iPad Pro de 12.9″ o la portabilidad y mejoras que ofrece la de 9.7″?

Puedo hablarles por experiencia sobre las ventajas y desventajas de cada uno ya que tengo ambos desde hace unos meses. Lógicamente no es lo que recomiendo para la mayoría, pero al ser algo fanático del tema, me llama la atención experimentar con ambas y conocer cuál me funciona mejor. Puedo decir que la conclusión no será universal pero quizá estaremos cerca de ello.

Es importante percatarse que aún cuando Apple propone que el iPad Pro debe sustituir a la laptop para muchos todavía no hemos llegado a eso. Salvo que seas un dibujante, podrás argumentar que todo lo que puedes hace el iPad, ya lo tienes resuelto con tu Macbook.

Desde una perspectiva de ejecutivo, ya sea el de 12.9″ o 9.7”, pienso que el iPad Pro podría cubrir el 90% de mis necesidades de trabajo al momento de ser móvil. Casi todo se puede hacer si se busca la manera, pero la realidad es que no es muy cómodo para largos periodos de uso y muchos no tendrán tiempo o disposición de encontrar nuevos métodos de trabajo. Actividades que se hacen fácilmente en la laptop, como mover archivos o usar hojas de cálculo, resultan posibles pero muy incómodas sin un mouse. Trabajar sin poder usar dos ventanas del mismo software en pantalla implica en ocasiones lentitud.

theonetrueipad1_2040.0.0

El iPad a nivel productivo será una óptima herramienta que permite realizar las actividades más frecuentes que se hacen en una computadora de manera más rápida, con conectividad independiente a internet (en la versión con datos), larga duración de batería y portabilidad. Lo anterior a costa de estar un poco limitado en software especializado pero siendo ágil en actividades poco complicadas como el email, escribir un texto, revisar fotografías y documentos. Por ello el iPad, ya sea Pro o no, es una excelente opción desde la perspectiva de productividad ya sea como un complemento o el centro de nuestras actividades móviles.

Para elegir entre ambos tamaños de iPad Pro, un primer criterio puede ser el presupuesto, ya que si buscas el mejor costo con mismas propiedades de almacenamiento y conectividad, la versión de 9.7″ con casi las mismas especificaciones, siempre tendrá un precio más bajo. Por lo cual, si el tamaño de la pantalla no es un factor, conviene el de 9.7” ya que siempre se pagará menos por prácticamente lo mismo.

Al momento generar contenido, es decir, escribir, editar un video, trabajar con imágenes etc, ambos iPads Pro tienen el mismo software, posibilidad de aditamentos y aplicaciones. Aun cuando el más grande tiene 4 GB de RAM y el pequeño 2 GB, la diferencia de velocidad de procesamiento es prácticamente imperceptible entre ambas.

9-7-ipad-pro

La diferencia sí es evidente al momento de sentase a usarlo para trabajar, ya que el de 12.9″ brinda mucho mejor experiencia gracias al amplio teclado y lógicamente su gran pantalla. Además, al momento de usar dos aplicaciones al mismo tiempo, es muy cómodo porque ambas quedan de un tamaño perfecto para trabajar. El software es el mismo entre ambos iPads Pro y lamentablemente todavía no podemos hacer un “drag and drop” entre las aplicaciones que estamos desplegando en esta modalidad.

En la versión 9.7″ todo lo anterior también se puede hacer, pero en una modalidad que se siente compacta, sobretodo si tienes la posibilidad de comparar entre los dos iPads. Al momento de generar contenido no es tan cómodo, pero es funcional y el beneficio en portabilidad es un elemento para considerarlo como opción. El iPad Pro de 9.7″ cabe en cualquier mochila y por su tamaño es muy cómodo de transportar, ni se siente. Es muy válido sacrificar un poco de experiencia de uso por contar con un dispositivo fácil de transportar. Si vas a pasar mucho tiempo trabajando, el de 12.9” será mejor opción.

Como toda tableta puede ser importante también la parte del entretenimiento. Para mi gusto en este aspecto es el de 9.7 quien lleva la delantera ya que con el de 12.9″ y su pantalla tan grande, es muy incómodo leer acostado o en un sillón. Su tamaño implica que se favorezca una posición para usarlo en una mesa más que para sostenerla en la mano por largos periodos de tiempo. Si además, se considera la incursión del Smart Keyboard (teclado en la cubierta), el grande se vuelve incluso tormentoso sostenerlo acostado para leer. El de 9.7″ se sostiene con una mano y es mucho más cómodo para disfrutar de contenido.

Otro elemento importante es el uso del Smart Keyboard y el Apple Pencil ya que ambos pueden ser la razón para moverse de una generación anterior de iPad a la versión Pro. Si decides prescindir de estos dos aditamentos, puede ser mejor irse por un iPad Air 2, ya que quizá sea la posibilidad de usarlos lo que más podría encaminarte a preferir un iPad Pro sobre generaciones anteriores.

Sin duda ambos aditamentos tienen la misma efectiva respuesta, pero nuevamente el de 9.7″ se siente más apretado y particularmente en el caso del teclado, no es de tamaño “normal” como el de 12.9″. Si pensamos utilizar mucho el teclado, la versión más grande es mejor. En el caso del Apple Pencil, si vamos a usarlo únicamente para tomar notas, no hay una diferencia, pero si como a mí, te gusta dibujar, valdrá la pena más el de 12.9″. No quiere decir que en la versión de 9.7” no se pueda dibujar bien, pero la pantalla más grande permite hacerlo con más espacio y visualizar mejor lo que estás creando.

braeburnpro-5184-008

Finalmente un veredicto, ¿qué hacer? Después de un tiempo de probar los dos iPads Pro, creo que puedo tener una conclusión de lo que sería lo más conveniente. Dando como prioridad la efectividad y no limitarse al momento de ser móvil, yo pensaría que el combo ideal de portabilidad es conservar tu MacBook y complementar con el iPad Pro de 9.7″. Todavía hay actividades que no se pueden hacer en un iPad o si son posibles, la ausencia de mouse o un sistema de archivos te vuelven lento. Con esta combinación podrás usar tu iPad como un complemento de lujo con portabilidad máxima sin perder poder.

Si escoges esta opción, no te recomendaría comprar el Smart Keyboard ya que si traes tu MacBook sería la herramienta primordial para generar contenido. Me quedaría con el Apple Pencil para tomar notas y eventualmente dibujar (si disfrutas de hacerlo). También te permite usar tu iPad como un dispositivo de entretenimiento que puedes sostener en una sola mano. Lógicamente lo negativo de esta opción es traer dos aparatos y muchos buscan evitar esto. No pensaría que es gran problema porque el iPad de 9.7” no estorba al ser muy portable y liviano.

Quedarse sólo con el iPad Pro 12.9″ es opción para aquellos cuyo objetivo es cargar solo un dispositivo y a nivel móvil no piensan en hacer mucho trabajo pesado de oficina (hojas de cálculo, presentaciones etc.). Los que escojan esta opción trabajarán más cómodos y serán más ágiles en muchos procesos cotidianos, pero tendrán limitaciones o lentitud en algunas actividades (mucho por no tener mouse). En este caso recomiendo considerar tanto el Smart Keyboard como el Apple Pencil. Con este enfoque el iPad se tendría que volver el único aparato que carguemos en modalidad móvil; traerlo además de la Macbook no suele tener sentido. Habría que estar consciente que aun cuando es posible disfrutarla para entretenimiento, no será un dispositivo que usarás cómodamente acostado para redes sociales o películas. Salvo que dibujes, habría que hacer una reflexión sobre si tu dinero estaría mejor aprovechado en una Macbook, ya que por su mismo precio y un poco más, podrías comprar una.

En estos aparatos es imposible generalizar lo que le viene bien a todos, son mis recomendaciones personales basadas en la experiencia de tener ambos, pero tu caso puede ser distinto. Imagina bien qué deseas hacer y las expectativas que tienes para que la elección que hagas sea la mejor. Una vez que escojas, no mires atrás pensando si hiciste una mala elección. Cualquiera de los dos iPads Pro están increíbles y el que elijas lo debes disfrutar mucho.

¿iPad Pro de 12.9 o de 9.7 pulgadas?

Reflexiones sobre la toma de notas @OBG888

La necesidad de tomar notas en una presentación o junta de trabajo no ha desaparecido. Con el paso del tiempo, existen nuevas opciones que resultan interesantes de explorar para mejorar esta actividad.

El beneficio de utilizar la tecnología es evidente, ya que además de tener los apuntes en formato digital, se vuelven inmediatamente accesibles en las herramientas cotidianas de trabajo. Es importante reflexionar que no todas la opciones tecnológicas para tomar notas son políticamente correctas hacia los demás respecto al beneficio que proporcionan.

Por ejemplo, he visto que algunos ejecutivos o estudiantes utilizan su laptop para tomar apuntes. Prácticamente todos tenemos una y tiene la comodidad de tener nuestros archivos en el mismo aparato donde tomamos notas. Lógicamente puede ser muy práctico teclear nuestras notas ya que algunos somos más rápidos así que escribiendo a mano. Sin embargo, pienso que hay importantes desventajas en usar una laptop particularmente por la distracción que puede generar al usuario y el poco respeto mostrado a los demás.

Una laptop por su disposición natural produce una barrera física entre los demás y tu persona. A nivel inconsciente transmite que no estás al 100% en la reunión, lo cual puede ser cierto. Tu mirada se va por instinto al monitor causando que el expositor o compañeros se distraigan pensando si tienen o no tu atención. Seamos realistas, si tienes tu laptop ahí, no la tienen por completo (sobretodo si tiene conexión a internet).

Independientemente de nuestra disposición a mostrar interés en la sesión, la experiencia multi-ventanas favorece la ansiedad de querer “rápidamente” avanzar un mail o contestar un chat. Aunque no contestemos, también estaremos al pendiente de saber si nos ha llegado alguna comunicación. Hay que tomar en cuenta también que el sonido del tecleo de la mayoría de las laptops es muy molesta para quienes están poniendo atención.

Por otro lado, la privacidad que da la tapa o monitor a su usuario, transmite un sentimiento de soberbia y desinterés. Comunica que lo que está pasando en tu pantalla es más importante que el propósito que tiene a todos reunidos. Quizá por jerarquía habrá quien pueda tomarse la libertad de hacerlo, pero sin duda no va en favor de sumar a una sesión productiva y respetuosa. Lo más seguro es que lo que hablen los que estén escribiendo en la laptop sea menos pensado e informado (básicamente “darán el avión” con mayor probabilidad). Si hay un ponente, lo haremos sentir incómodo al favorecer que se distraiga por percibirse como entretenimiento complementario y no el foco de atención.

Pienso que una laptop es un aparato para procesar actividades y está diseñada para concentrar la atención con los muchos usos que puede tener al mismo tiempo (mail, internet, chat, archivos etc…) Propondría que aunque puede ser eficiente para tomar notas, si alguien decide traerla a una reunión o presentación, debe permanecer cerrada y usarse sólo si se necesita mostrar a los demás algún documento.

Otra opción muy portátil y posiblemente efectiva, es el smartphone, que gracias a la nube, también puede servir para tomar notas durante una sesión. Sin embargo, el problema es parecido al de la laptop, para los demás será complicado saber si estás poniendo atención o estás distraído en otro tema. Al usar el celular y bajar la cabeza, nuevamente pierdes contacto visual ya que se necesita precisión para escribir los textos sin errores causando así una barrera de comunicación.

No perdamos de vista que la cantidad de notificaciones en los celulares llegan con mayor frecuencia que en la laptop. De manera accesible y muchas veces automática, aparecen mensajes de nuestras redes sociales, chats y mail. Por lo cual, adicional a las mismas distracciones de una laptop, tenemos la posibilidad de recibir mensajes distractores que generarán ansiedad por ser contestados (independientemente que sean o no de trabajo). Por cierto, imperdonable en estos tiempos tener el descuido de no silenciar el aparato.

Pensaría también que plantea dificultad poder tomar notas de buena calidad porque si bien podemos ser efectivos en meter texto con un aparato pequeño, los errores son frecuentes y arreglarlos distrae. Las notas en el celular son una excelente opción para las ocasiones en que no estamos con más gente que está esperando nuestra atención.

¿Entonces qué recomiendo para tomar notas?

Lo anterior no significa que estamos perdidos ante la posibilidad de usar tecnología para tomar apuntes. Yo soy un promotor de utilizarla en mi vida diaria y me parece interesante el tema de encontrar opciones para hacerlo de manera efectiva y practica.

Antes de proponer una solución vinculada con tecnología tengo que decir que yo no he podido deshacerme totalmente de una libreta y una pluma. Por más entusiasta que sea de “modernizarme”, me sigo sintiendo cómodo con ellos. Cuando tomo notas con un cuaderno, la gente confirma que tiene mi atención y sin que estén supervisándome, les transmite que estoy enfocado en el tema de la sesión. Ya sea un ponente o una reunión, ello los hace sentir valorados y tomados en cuenta.

También, la libreta es efectiva porque se puede hacer algo más que escribir texto, por ejemplo, dibujos, gráficos o esquemas que son complicados y tardados en una laptop o celular. Normalmente cuando trabajo o estoy en una reunión, siempre tengo una libreta y una pluma que me permiten rápidamente escribir lo que me interesa. Además otras ventajas este sistema son que nunca se le acaba la batería y no son hackeables.

Si uno es un entusiasta de la tecnología y quiere usarla para tomar notas, hay que percatarse que es aquí donde brilla una tableta como herramienta hacia la productividad.

Primeramente, una tableta es en esencia mono-ventana, favoreciendo así que no nos distraigamos tan fácil con otros temas. Lógicamente lo podemos hacer si así lo deseamos, pero el ambiente es menos favorecedor para ello. También si evitamos el uso de teclados externos y la ponemos horizontalmente como un cuaderno, desaparece la barrera física. Con la tableta es mucho más natural tener contacto visual y garantizarle a los demás que estás en el tema en cuestión. Tecleando en la pantalla y configurándola para estar en silencio, no hay problema por tener que quitar el sonido a las teclas. La tableta también tiene la ventaja de ser rápidamente accesible y de larga duración de batería.

En mi caso, como seguramente saben, mi opción preferida de siempre ha sido el iPad. La nuevaiPad Pro ha dado un salto muy significativo en la manera en que puede ayudarnos a tomar notas.

El iPad Pro junto con el Apple Pencil me están cambiando la forma en que tomo notas.

Ciertamente antes del Apple Pencil, ya existía la opción de usar un stylus para hacerlo, pero realmente nunca funcionaba bien. Siempre fui más rápido con el teclado y no me sentía efectivo con ellos. La poca precisión generaba que las letras salieran poco precisas y sin representar mi caligrafía (que si bien no es la mejor, se entiende).

Además de empezar a usar el Apple Pencil en reuniones, recientemente la incorporé para tomar notas en unos cursos. Decidí no llevarme libreta y utilicé en el iPad Pro una aplicación que se llama Notability (muy recomendable para los interesados). Quedé maravillado, me gustó mucho la experiencia.

Al integrarlos a este proceso me olvidaba que escribía sobre una tableta y podía realizar mis notas fácilmente usando mi puño y letra. Me percaté que usando el iPad Pro tenía acceso a tomar fotografías de la exposición y sumarlas a mi aplicación para escribir encima de ellas. También podía dibujar esquemas con diferentes colores y aunque hubiera podido hacerlo con el teclado, usar el Apple Pencil para escribir a mano me ayudó a ser más rápido y captar más de las sesiones. No lo hice, pero me pareció muy interesante la posibilidad también de grabar sonido y que quedara vinculado a la nota.

Al momento, tener un Apple Pencil a disposición es un lujo ya que primeramente se necesita tener el iPad Pro (el más nuevo) y adicionalmente hacer la inversión para comprarlo. Sin embargo el uso de una tableta como opción para tomar notas permite incorporar la tecnología a este proceso que es muy necesario para el ejecutivo y estudiante. Permite tener los beneficios de contar con los archivos más importantes y no favorecer tu distracción o de los demás. Si queremos usar tecnología, usando una tableta evitamos la barrera física y le damos su lugar a la gente. No tiene que ser forzosamente con un Apple Pencil pero sin duda es la mejor experiencia para hacerlo.

Para quienes están buscando motivos para comprar una tableta, tomar notas en una reunión es un buen pretexto. Yo les recomiendo sin duda el iPad Pro que para mi es el mejor en el mercado, sobretodo si tienen otros dispositivo Apple (sincronización y armonía inmediata). En caso de no querer hacer la inversión en una tableta o no sentirse cómodo con ella, pienso que la libreta y una pluma serían la siguiente opción para tomar notas en reuniones o presentaciones, claro, si te interesa respetar a los demás.

___________

Contacto:

@OBG888

Reflexiones sobre la toma de notas @OBG888

Viajando con el iPad Pro y la Macbook 12″

Esta semana regresé de un viaje de 23 días en varios lugares de Europa por motivos vacacionales y laborales. Como todo buen geek, la tecnología que llevo conmigo forma parte de la experiencia de salir de casa por varios días. Dado que iba a ser nómada por algún tiempo, había que definir la mejor configuración para ser productivo y tener entretenimiento con los aparatos que podían acompañarme. Del iPhone no hablo porque sin duda va conmigo como dispositivo de comunicación, cámara fotográfica y entretenimiento.

title

En ocasiones anteriores en un viaje como éste, la configuración había sido un iPad de tamaño regular o mini, como dispositivo primariamente de entretenimiento, y la MacBook de 13 pulgadas para trabajar. Dicha configuración implica que el dispositivo portátil y digamos, “limitado” es el iPad y la productividad se lleva en la MacBook a costa de más peso y volumen. Para esta ocasión, llevé mi iPad Pro como dispositivo de entretenimiento y principal medio de trabajo. Sin embargo, para ser precavido, en lugar de una MacBook de 13“, me llevé la nueva de 12” con la idea de usarla sólo en caso de emergencia si es que había algo que no pudiera realizar con el iPad Pro. Con esta elección además de usar los aparatos más nuevos, perseguí la idea de Apple sobre usar el iPad Pro como un sustituto de la laptop.

title

Durante los primeros días que estuve cambiando de localidad de un sitio a otro, no prendí la MacBook para nada. Usé el iPad Pro para todo; correos, videos, algunos juegos, redes sociales etc. Dado que en esta etapa estaba principalmente de vacaciones, no tuve una necesidad real de usar iWork, Office o manejo de archivos. Tuve sentimientos encontrados hacia el iPad Pro como dispositivo de entretenimiento. Lógicamente la gran pantalla y resolución permite una experiencia inmejorable cuando estás disfrutando de contenido, sin embargo el precio es alto. Fui sensible al tema de la portabilidad y el peso que lleva consigo. Por ejemplo, en el avión se puede poner en la mesita, pero ocupa todo el espacio y su manejo en tan reducido espacio se siente torpe y un poco estorboso. Ya que estás sentado viendo tu película la cosa cambia, la verdad sí se ve muy bien aún cuando la posición que tienes que utilizar es vertical forzosamente. En muchas ocasiones estaba añorando lo liviano y ágil de mi iPad Air 2.

No extrañé poder colocar el iPad en posición horizontal como lo hago comúnmente con el iPad Air 2, ya que me di cuenta que esa posición sólo es cómoda cuando vas a usar el teclado en pantalla. Teniendo el Smart Keyboard, la posición vertical ya sea presentando el teclado o no, es la única que hay para operar el iPad Pro usando la cubierta. Esta posición es práctica para visualizar contenido en la pantalla o escribir usando el Smart Keyboard, sin embargo, para otro tipo de interacciones no es cómodo, por ejemplo para jugar o ver redes sociales. También puedes colocarla totalmente acostada como un cuaderno pero no es cómodo salvo que vayas a usar el Apple Pencil para tomar notas o dibujar (que jamás sucedió en mi caso). Lamentablemente hay muchas aplicaciones que no se han actualizado para poder considerar su uso horizontalmente o para el tamaño de pantalla del iPad Pro, esperaría que esto vaya cambiando progresivamente. Si bien para leer libros prefiero el Kindle, no encontré una invitación para hacerlo, tampoco con artículos guardados, cómics o revistas. Es muy pesada para sostenerla con una mano por mucho tiempo como normalmente hago con lecturas largas en el iPad Air 2.

En términos generales me gustó mucho usarla, pero el sacrificio de portabilidad es notable y creo firmemente que el uso que yo le doy a un iPad al momento de viajar requiere esa característica. Anteriormente cada vez que había que sacar el iPad, el proceso era ágil; lo tomabas, abrías la cubierta y listo. Comparativamente ahora hay que desdoblar el teclado, acomodarlo y hacer el proceso inverso cuando acabas. No es un drama, pero sí se siente más lento que con con un iPad más pequeño y estamos acostumbrados a ello.

En un viaje para conocer nuevos lugares visualizar las fotografías y videos que uno va sacando es un gran entretenimiento. Gracias a su gran pantalla, el iPad Pro permitía ver las fotos que se subían a iCloud desde mi iPhone de una manera inmejorable. De ninguna manera se me ocurrió tomar una foto con el iPad Pro ya que por su gran tamaño no es práctico, pero se disfruta mucho verlas ahí.

Cuando terminó la parte recreativa de mi viaje y comencé a necesitar una herramienta de trabajo, seguía con la idea de usar sólo el iPad Pro, pero tuve que sustituirla por la MacBook de 12“ que había traído para ”emergencias”. La razón es que necesitaba usar seriamente Power Point para darle formato a una presentación e integrar diapositivas de otro archivo. Ya sé que en el iPad Pro esto es posible, pero toma cinco veces más tiempo hacerlo. La interfase touch es divertida pero mucho más cansada que un mouse. Además me mata en iOS el no poder abrir dos ventanas de la misma aplicación para interactuar entre sí. De no haber sido específicamente por estas necesidades, hubiera podido utilizar muy bien el iPad Pro para trabajar. La realidad es que cuando necesité concentrarme en hojas de cálculo o presentaciones, me sentí mucho más ágil en la Mac con un mouse, multi ventanas y la posibilidad de acceder a mis archivos con pocos clics.

title

Mientras usaba la MacBook de 12“ pensaba que me gustaría estar usando una de 13” para contar con una pantalla más grande y mejor procesador. Lo anterior lo digo no porque la MacBook de 12“ sea mala, al contrario, mejor costo-beneficio de portabilidad y desempeño no puede haber, pero si ya había hecho el sacrificio de traer un gadget ”pesado”, creo que hubiera sido mejor aprovechado con la MacBook y no con el iPad Pro.

La MacBook de 12″ es una maravilla de portabilidad, no pesa nada y tiene OS X completo y sin limitaciones. La experiencia de uso es agradable pero es un poco cansada para largas jornadas de trabajo. Cuando se trata de transportarse, es genial pero para trabajar es mucho más agradable hacerlo con una pantalla más grande. Por otro lado, me frustró darme cuenta lo endeble que es. Durante el viaje, un cable quedó atorado entre la ropa y cuando lo jalé, salió disparado sin control y el conector chocó con la tapa de la MacBook a una velocidad muy baja. Tristemente creó una abolladura en la tapa que es visible y que me molesta mucho. Creo que una MacBook Pro hubiera resistido sin problema ese accidente ya que no fue un golpe tan fuerte para causar tal daño. Una computadora que es de viaje tiene que ser más resistente. Para aquellos que tengan esta MacBook, no puedo enfatizar más en sugerir una protección para que no sucedan estos accidentes. Protegerla con cubiertas claramente compromete la portabilidad y quizá el peso, pero después de esto, creo que es mejor opción.

title

El iPad Pro para viajar es una maravilla pero el costo en portabilidad es alto. La gran pantalla se vuelve un deleite pero siento que la experiencia que se busca en una tableta como hoy la conocemos, se compromete mucho al pesar y ocupar gran volumen. Casi todo se puede hacer en un iPad pero la realidad es que el trabajo operativo de quienes trabajamos con documentos tipo “office” se ve reducida en velocidad o limitada. Si mi trabajo fuera escribiendo textos o blogs es la herramienta ideal sin duda alguna. Pensaba también que el Apple Pencil sería útil para tomar notas pero sinceramente ya en la aplicación diaria no lo usé, ni lo sentí necesario. Creo que este aditamento es buena idea solo si vas a dibujar porque además tampoco brilla como stylus.

Entonces, ¿puede el iPad sustituir a la laptop? La respuesta la tengo más clara hoy que antes: sí puede, pero no hay razón para motivarte a hacerlo. La tableta para mi gusto, tiene un espacio en donde la portabilidad es esencial y el comprometer tan severamente ello en el iPad Pro, daña dicha experiencia que muchos buscan. Ahora tengo más claro que un iPad Pro no debe usarse como un iPad Air o Mini, no son para lo mismo. Creo firmemente que el iPad Pro tiene mucho futuro y potencial pero se va a posicionar en un lugar muy diferente a lo que nosotros entendemos por tableta.

title

El iPad Pro será un éxito con aquellos que tengan claridad sobre el espacio que viene a ocupar, no es una tableta como la entendemos y tampoco una laptop, hoy es un turbo aparato para la generación de contenido sencillo como textos y posts. Después de esta experiencia, pienso que a diferencia del iPad Air y Mini, su idea no es tanto el consumo de contenido, porque la mejora en la experiencia para crearlo se da por el sacrificio en portabilidad. Con esto en mente, ofrece una solución relativamente portátil para un perfil muy específico de gente que no es muy amplio. Lo anterior no quiere decir que en el futuro vaya a ser distinto, ya que su limitación es por software y no hardware. Es muy posible que con actualizaciones, lo que acabo de escribir caduque, ya veremos con iOS 10. Si éste me permite visualizar dos ventanas de una misma aplicación, y usar algo parecido a un mouse, creo que puede considerarse una opción seria para un ejecutivo como yo que tiene que hacer gráficos y hojas de cálculo.

Si tuviera que realizar el mismo viaje hoy, volvería a mi configuración anterior, pero no pienso deshacerme de mi iPad Pro, me gusta mucho y no puedo esperar a ver lo que Apple tiene pensado en el futuro para ella, creo que es un diamante en bruto.

Viajando con el iPad Pro y la Macbook 12″

Smart Keyboard iPad Pro – Reseña OBG888

La idea de un teclado externo integrado a la tableta fue propuesta inicialmente por Microsoft con el Surface. Aun cuando era posible usar teclados externos con el iPad, realmente Apple no se había interesado en una experiencia para escribir que no fuera con el teclado en pantalla.

El Smart Keyboard para el iPad Pro propone tener un teclado externo en la funda protectora del iPad. Ello lo hace accesible y permite transportarlo junto con el iPad sin la molestia de tener un aditamento externo. Al momento únicamente es posible usarlo en el iPad Pro; el Air y Mini no pueden usarse con el Smart Keyboard. El usuario puede tenerlo conectarlo al teclado y posicionar el iPad como una laptop para escribir de manera más efectiva y cómoda. También hay una posición para ponerlo reclinado de manera vertical para principalmente visualizar películas o videos.

title

Una primera experiencia negativa con este teclado fue la terrible logística de Apple de tener disponibilidad del iPad Pro a mediados de noviembre y carecer de inventario tanto del Smart Keyboard, como del Apple Pencil. Sin duda la experiencia que buscan dar con el iPad Pro se ha mermado para muchos al no poder comprar todo al mismo momento. Tuvieron que pasar 4 semanas para poder recibir ambos aditamentos que sin duda cambian cualquier perspectiva negativa que inicialmente pudiera tener el iPad Pro. Un error imperdonable el no tener a disponibilidad inmediata de estos aditamentos ya que realmente la experiencia que busca Apple con el iPad Pro se logra cuando se cuenta con los mismos. En las tiendas tampoco hay en existencia o es dificilísimo encontrarlos.

Por lo anterior yo he tenido el Smart Keyboard por poco tiempo y lo he podido integrar a mi iPad Pro. Tengo emociones encontradas sobre su inclusión. No puedo decir que me siento del todo satisfecho, ya que para mi uso representa un cambio en la manera que uso mi tableta. Es quizá para bien, pero la curva para acostumbrarse resulta complicada en un principio.

title

¿Qué sí me gustó?

  • La disposición de tener un teclado físico es muy bienvenida. Para largas jornadas de escritura, para revisar celdas en Excel, para desarrollar algunas presentaciones etc, el tener un teclado externo ayuda a la productividad.
  • Es contra agua; el material que tiene el Smart Keyboard es una fibra que se siente agradable al tacto y que lo cubre totalmente. De esta manera es posible que si hay un accidente y le cae líquido encima, no se estropea.

title

  • El tamaño del teclado es muy bueno, al ser un iPad Pro del tamaño de una laptop regular las teclas tienen suficiente espacio entre sí y cuando las presionas es agradable (Mejor que la MacBook de 12“ en mi opinión). Además las teclas tienen buen ”traveling“, es decir, es placentero presionarlas y no se siente que le falta ”punch”.
  • No suma mucho peso al IPad Pro, es prácticamente imperceptible su presencia.
  • En cada aplicación que ha sido actualizada y las nativas de Apple, si aprietas “Command” puedes ver la lista de “atajos” que existen con el teclado conectado
  • No necesita batería. Se conecta con el iPad Pro por medio de un conector especial que tiene la tableta del lado izquierdo embonando magnéticamente de manera muy elegante

¿Qué no me gustó?

  • La inclinación para poder escribir con el teclado es única. Si bien se fija en una posición cómoda, no hay margen para otra
  • Al momento sólo hay versión en inglés y no en español. No es gran problema porque si lo quieres usar para escribir en este idioma funciona bien, algunas teclas como la “ñ” y los acentos responderán en el mismo lugar del teclado de la Mac, pero visualmente en el Smart Keyboard no corresponderá. Es decir, se escribe igual que lo haces en la Mac, no ha mayor problema aquí.
  • Mi mayor drama es la pérdida de la posición que más me gusta del iPad en modalidad tableta. Sé que la intención de tener el teclado externo es usarlo cuando uno va a escribir en el iPad, sin embargo hay ocasiones en que me gusta estar explorando la tableta y no sé si voy a necesitar escribir. Entonces uso la posición clásica del iPad acostada con un doblez en la parte superior por abajo de la misma. Con el teclado del iPad Pro, ya no existe esa posición. Si la colocas así, ya no se logra formar el necesario triángulo para soportarla y resulta poco efectivo escribir en la pantalla mientras exploras. Se puede colocar en dicha posición, pero ya no queda fijo. Éste fue para mí el mayor problema. Si no fui claro me refiero a esta posición (ilustrada con un iPad Air 2):

title

  • No encontré la manera de aplicar la misma función de “Suprimir”, es decir lo que en la Mac hacemos cuando apretamos “Fn + Backspace”. Simplemente no existe. En la Mac sirve también “Ctrl + D” y tampoco funciona. Espero que en una futura actualización esto se arregle porque sobretodo si uno no tiene mouse, ayuda mucho.
  • Por lógica, al ya no tener el teclado en la pantalla, la función de “mouse” que se activa cuando pones dos dedos en el teclado ya no se puede usar.

A pesar que quizá se lean más cosas negativas que positivas realmente para mí el saldo es bueno. Son detalles menores para mi gusto (salvo el de la posición) y personalmente estoy contento con su existencia. Sin duda alguna aquellos que están en la misión de sustituir su laptop por con su iPad Pro son los mejores candidatos a usarlos. Aquellos que lo vemos como una herramienta complementaria es más opcional. El Smart Keyboard cumple lo que promete y aquellos que buscan portabilidad y han adquirido el iPad Pro, ya tienen claro que es significativamente más pesado y voluminoso que un iPad Air 2 o Mini. El Smart Keyboard suma un poco de ello pero nada crítico, casi no se siente. Es decir, si ya tienes un iPad Pro, tener el teclado, no te va a hacer sensiblemente más complicada la portabilidad del aparato.

Mi conclusión es muy parecida a la de muchos otros aparatos innovadores de Apple: es cuestión valorar las ventajas y minimizar las desventajas. Si las entiendes, la adquisición del Smart Keyboard va a ser buena. Los sacrificios son básicamente un poquito más de volumen y pagar un precio por un aditamento ($3,399 pesos). Si tiendes a escribir mucho texto o te gustaría hacerlo más, con el Smart Keyboard vas a poderlo hacer de manera más cómoda y rápida. El Smart Keyboard está pensado para que uses tu iPad más para escribir sobre entretenimiento o visualización de contenido. Si tu necesidad es de escribir poco entonces quizá te convenga quedarte con la cubierta convencional y utilizar el teclado en pantalla que está bastante mejorado.

Smart Keyboard iPad Pro – Reseña OBG888

iPad Pro y Macbook – Actividades que conviene hacer en cada uno

title

Ya he compartido algunas ideas sobre la elección de considerar una Macbook de 12 pulgadas respecto a un iPad Pro. Ahora quisiera compartir sobre qué puedes hacer o no con un iPad Pro respecto a la Macbook.

Para usuarios regulares, diría que el 90% de lo que se necesita hacer en una Macbook, se puede hacer en un iPad Pro (y mucho también en un iPad Air 2). Muchas operaciones o actividades de rutina resultan más sencillas en un iPad Pro y hay algunas en donde realmente no hay mucha diferencia el aparato que se use. Hay casos en donde si bien es posible operar en el iPad Pro, es más complicado que en la Macbook (y quizá requieren una nueva curva de aprendizaje, lo cual incomoda). Finalmente existen aquellas operaciones que el iPad Pro no puede hacer y la Macbook sí, son pocas, pero las hay.

Pienso que para muchas personas un iPad Pro (o iPad en otra versión no “Pro”), es más que suficiente e incluso podría salir sobrada como única computadora. El debate sobre si el iPad Pro puede sustituir a la Macbook es interminable, la respuesta es tan sencilla como un “depende qué hagas”, no hay una perspectiva universal.

Lo que sí puedo hacer es dar una lista de mi propia clasificación de las actividades y su operabilidad con el iPad Pro basada en mi experiencia. Lógicamente puede ser sujeta a otros criterios o perspectivas.


Más fácil con un iPad Pro que en una Macbook

iOS, la pantalla touch, el Apple Pencil y el mismo hardware del iPad Pro le dan algunas ventajas sobre la Macbook

  • Visualizar fotografías y hacer ediciones menores
  • Ver videos; YouTube, Netflix o películas
  • Leer contenido (Websites, libros, cómics etc.)
  • Revisar documentos (Pdfs, procesador de textos, presentaciones)
  • Escribir pero sin preocuparse por dar formato
  • Jornadas largas sin recarga de batería
  • Contestar correos sencillos
  • Escanear documentos (tomándoles una fotografía)
  • Tomar fotografías de “frente” (La Macbook sólo deja “selfies”)
  • Revisar una localización en un mapa
  • Operarlo mientras se está de pie, es decir sin una mesa o en las piernas (un iPad Pro no necesita forzosamente estar en una superficie como la Macbook)

( Asumiendo que tienes el Apple Pencil)

  • Tomar notas que requieran dibujo o escritura a mano
  • Hacer anotaciones en un documento
  • Realizar un dibujo o un mapa mental

Igualmente en un iPad Pro que un Macbook

Hay actividades que si bien se realizan de manera diferente en el iPad Pro o en la Macbook, puede ser irrelevante si se usa en uno o el otro

  • Revisar redes sociales
  • Tomar notas escritas con el teclado
  • Editar un video
  • Organizar fotografías (asumiendo que se cuenta con iCloud Photos)
  • Escuchar música o podcasts
  • Gestionar listas de música (sobretodo si cuentas con Apple Music)
  • Jugar videojuegos sencillos
  • Navegar en browser (Safari)
  • Crear documentos formateados en procesador de palabras (ejemplo: Pages, Word)
  • Contestar correos con un poco más de complejidad (que incluyen archivos o imágenes)
  • Pasar imagen a un cañón / proyector (ambos necesitan un convertidor)
  • Usar iMessage
  • Usar Facetime y Skype para conferencias (Aunque el iPad Pro permite hacerlo parado o acostado de manera más cómoda)

Más difícil en un iPad Pro que en una Macbook, pero posibles

Estos casos se dan principalmente por la falta de espacio en disco duro, múltiples ventanas y mouse del iPad Pro

  • Gestión de archivos (crear carpetas, copiar archivos etc.)
  • Crear documentos para ejecutivos (Hojas de cálculo, presentaciones)
  • Visibilidad de más de dos ventanas activas
  • Cortar/copiar y pegar
  • Señalar algún punto en específico de la pantalla para llevar el cursor (mejora si tienes Apple Pencil)
  • Intercambiar entre ventanas (es posible en el iPad Pro con un teclado externo, pero el mouse es mucho más ágil)
  • Jugar videojuegos que tengan mayor complejidad o necesidad de recursos (first person shooters)

No puedes hacer en un iPad Pro

Representan ese pequeño porcentaje de actividades que realmente es imposible en un iPad Pro sobre la Macbook, lógicamente esto puede cambiar con futuras actualizaciones

  • Abrir dos ventanas del mismo software (ejemplo: dos ventanas de Excel)
  • Acomodar las ventanas en algún espacio de trabajo
  • Copiar diapositivas de Power Point de una presentación a otra sin que pierdan formato
  • Hacer modificaciones de gráficos en Excel (colores, formato)
  • Uso de software muy especializado que todavía no tiene versión o está limitada en iOS
  • Tener disposición de muchos archivos offline

No me meto al tema de portabilidad que finalmente es también un factor. Hoy se puede tener un iPad más grande que un Macbook y más comúnmente, lo contrario. Considerando lo anterior, un interesado puede valorar sacrificar portabilidad por un mejor desempeño.

Yo pienso que el iPad en cualquiera de sus versiones todavía no es un sustituto para la Macbook sino un complemento para hacer operaciones muy regulares de manera más sencilla y divertida. En mi caso podría vivir sin un iPad, pero no sin mi Macbook; el iPad me hace más amenas y ágiles algunas actividades, pero no es indispensable. Sin embargo, para mucha gente que tiene diferentes actividades puede no ser así, el iPad es suficiente para operar. Lo cierto es que el iPad Pro se perfila como un producto con gran potencial que promueve cada vez el menor uso de un sistema operativo convencional.

iPad Pro y Macbook – Actividades que conviene hacer en cada uno

Opinión sobre la reseña del iPad Pro de Macworld

Sobre la reseña del iPad Pro hecho por Susie Ochs:

Well, I tried. I tried the whole “use the iPad Pro instead of my computer for a week” thing and barely lasted a day. It doesn’t fit my workflow like my MacBook Air does, so I stopped trying to force it—and that’s OK. Apple’s newest largest tablet doesn’t need to be a laptop replacement to be good, but for a $300 premium over the cheapest iPad Air 2, it does need to deliver more than just a larger screen.

Coincido con esta mujer.

Opinión sobre la reseña del iPad Pro de Macworld