Final Fantasy IV DS/iOS Reseña OB888

Image

Como lo comenté en un post anterior, no me están llamando la atención los juegos nuevos. Estoy buscando revivir los tiempos en los que los videojuegos me parecía que ofrecían una mejor experiencia y reto. Además hace un par de semanas tuve la oportunidad de ir al concierto de *Distant Worlds Final Fantasy* y me dieron muchas ganas de recordar los buenos tiempos de esta saga.

Felizmente tenía en DS *Final Fantasy IV* (II en su versión americana) aunque también lo bajé en mi iPhone y iPad. Decidí jugarlo en el DS principalmente por la experiencia de tener botones. iOS hubiera sido la opción si tuviera iCloud, ya que podría haber sacrificado un poco el control a cambio de llevarlo conmigo todo el tiempo o eventualmente usar la pantalla grande del iPad (que siento ha de ser incómoda después de un rato).

*Final Fantasy IV* podría ser uno de los referentes más clásicos cuando uno intenta explicar lo que es un RPG en un videojuego. Básicamente tenemos personajes que tienen estadísticas y uno podrá irlos mejorando conforme vaya avanzando en la aventura. Entre más batallas haya, se incrementan sus habilidades y además podremos mejorar su equipo. Cada personaje juega un rol diferente, tenemos magos que tienen hechizos ofensivos o defensivos. También personajes más enfocados a la pelea como caballeros, dragoons e incluso monjes. La combinación que uno realice de los recursos que tienen derivará en un mejor o peor resultado al momento de tener una batalla.

Las batallas se realizan utilizando las estadísticas que tiene cada involucrado y generando cierta aleatoridad para cada acción, obviamente entre mejor estés equipado, las estadísticas serán más favorecedoras al momento de la acción. Felizmente las batallas corren rápido y con jefes memorables hay que particularmente ser muy estratégico entre ofensiva y defensiva para evitar que liquiden a todos los miembros del grupo.

Image

En este juego encaras principalmente a Cecil, un caballero negro al mando de las fuerzas armadas de las llamadas “Red Wings” que comienza a recibir órdenes de su rey para robar cristales a pueblos inocentes. Cuando Cecil se muestra dudoso, el rey le quita del cargo y lo envía junto con Kain (su mejor amigo) a una misión en donde sin desearlo, acaba con otra villa inocente. Es así como comienza una aventura con personajes carismáticos y una historia de fantasía pero muy profunda. Por ejemplo, personajes como los divertidos gemelos Parom y Polom que quizá tengan una de las escenas más memorables en la saga de Final Fantasy. Rydia, la famosa maga y summoner o incluso el buen Tellah que sólo desea vengar la muerte de su hija a manos del malvado Golbez. La maga blanca Rosa que siempre está para curarnos y levantar aquellos que caen en la batalla además de protagonizar una historia de amor con Cecil. ¡Cómo olvidar al bard Edward que se arrastra moribundo de la cama para entonar la melodía que te va a permitir vencer al Dark elf! Tampoco se olvia a Yang, Edge y Cid que en sus respectivas apariciones, nos hacen quererlos y extrañarlos cuando dejan por razón alguna la partida (trágicamente en algunos casos).

Yo jugué hace muchos años la primera versión que salió en SNES y me gustaba mucho. Era un juego que se terminaba en 20 horas (impresionante para aquellos tiempos). Te ofrecía la posibilidad de navegar en un mundo gigante que se hacía más amplio cuando descubrías el underworld. Era impresionante para aquellos tiempos. Los gráficos eran en segunda dimensión y aunque ahora se ven feos, antes eran de muy buen nivel. No había jugado la versión en DS que está remasterizada ahora con vista en 3D.

Image

 

En cuanto al sonido me llevé la agradable sorpresa que donde había únicamente diálogos escritos ahora hay también voces. Los sonidos de los hechizos y armas evidentemente también muy mejorados. La trama e historia no la noté cambiada y salvo algunas adiciones agradables es en esencial, el mismo juego de hace años. Lo anterior en sentido positivo, ya que la historia y trama son fenomenales regalándome nuevamente la agradable sensación que tenía hace algunos años cuando lo jugaba. Algo que me latió mucho desde su primera entrega es que no es el clásico RPG moderno donde nada más le das botonazo y casi con cualquier cosa pasas los retos. En la versión de DS he llegado a morir varias veces, a sufrir por XP y por Gil (dinero). A reserva que sea yo el que perdió habilidad, siento que está más difícil que en su versión original. También he sentido la adreanlina que me gustaba de tener que plantear rápidamente una estrategia para las buenas peleas y optimizar recursos. Sé perfectamente que no obtuve todos los tesoros y secretos, pero no me importa, al final aunque no llegue con el máximo poder, el juego es muy disfrutable y factible aún cuando no reunas todos los logros. No me interesa llegar con el jefe final y matarlo en tres sablazos.

Me ha agradado mucho encontrar una versión que respeta en esencia un juego que disfruté tanto pero mejorado de manera tan significativa. Me gustaron mucho otros títulos de la saga de *Final Fantasy*, pero creo que a pesar de las limitaciones tecnológicoas fue éste título el que más disfruté. Hace poco intenté el *Final Fantasy XIII* y de verdad impresionante en todos los videos, pero a las pocas horas me desesperó tanta complicación y videos que impedían que yo interactuara más. Quizá le dé en algún momento una segunda oportunidad, sin embargo se me antoja más intentar *Final Fantasy VI* que sinceramente nunca pude jugar en su versión original y no he oído más que los mejores comentarios. Felizmente lo tengo en mi iPhone y iPad y éste sí incluye iCloud.

Image

Yo sé que son pocos los que estarán interesados en tomar una oportunidad de regresar un al pasado, pero les dejo mi experiencia, cualquier gamer que disfrutó RPGs en los 90’s me va a comprender. En caso que no sea así y si te gustan los RPGs, sugiero que desempolves tu DS o uses tu iPhone/iPad y le des una oportunidad a Final Fantasy IV, no te vas a arrepentir.

Final Fantasy IV DS/iOS Reseña OB888