The Legend of Zelda Breath of the Wild – Reseña OBG888

Videojuego

Score: ★★★★★/5

Cuando supe que venía un nuevo Legend of Zelda pensé que me sucedería lo mismo que con los títulos recientes de la serie en Wii, lo probaría y lo botaría en unas horas por encontrarlo lento. Por la configuración de mi cuarentona vida, es complicado hacerme espacio para videojuegos por largas jornadas. A diferencia de mi adolescencia, hoy tengo la posibilidad de adquirirlos, pero el reto es darme tiempo para jugarlos. Un título de exploración y de lento avance progresivo me cuesta mucho trabajo en estos tiempos. Compré el Breath of the Wild junto con el Nintendo Switch y aunque no lo he terminado, su dupla me ha cautivado para buscar espacios que ya me han generado unas 50 horas de juego. Lo anterior ya da una idea de lo mucho que me ha gustado y permite hacer una reseña para compartir esta grata experiencia.

Directo y sin hype: Legend of Zelda Breath of the Wild es sin duda uno de los mejores videojuegos que he tocado en mi vida. Es un trabajo de la más alta calidad con un toque de nostalgia, gran reto e impresionante nivel técnico.

Sé de antemano que ya hay muchas reseñas y profesionales que han dado su opinión y pues ahí las va la mía desde la perspectiva de un nostálgico gamer noventero. El último juego de la saga que realmente disfruté en una consola no portátil fue Ocarina of Time. Los más recientes títulos como Twilight Princess y Skyward Sword me aburrieron; los sentí lentos y me perdieron aún con un par de intentos de jugarlos.

Cuando salió Breath of the Wild era poco creíble leer que todos los sites de reseñas de videojuegos le daban calificaciones perfectas y lo colmaban de halagos. Mi sentir antes de probar el juego era ver estas notas exageradas por la intención de promocionar la nueva consola de Nintendo. No es así. En esta entrega de The Legend of Zelda, Nintendo decidió cambiar algunas reglas clásicas para modernizarse sin perder su esencia. Entre muchas, la más evidente es la idea de un mundo abierto en donde no hay un orden específico de pasos para terminar el juego. La aventura que cada jugador tenga será distinta, ya que hay un número infinito de configuraciones para progresar.

Con el tiempo que llevo jugándolo, he logrado explorar buena parte del mapa pero me falta conocer más y adicionalmente explorar a fondo lo que he logrado recorrer. Por ello pienso que el verdadero protagonista de este juego no es tanto nuestro querido Link, sino el reino de Hyrule cuyo tamaño y dinamismo está por encima de lo que mi imaginación permitía. Son increíbles la cantidad de actividades y retos que ofrece, pero particularmente llama la atención su enorme tamaño con perfecta armonía visual y auditiva. Uno de los grandes gustos de este juego es vagar sin un objetivo en mente hasta encontrar algo que te llame la atención. No sé exactamente cuántas horas necesitaré para conocerlo todo pero quiero hacerlo. Hyrule tiene un realismo bienvenido con sus cambios de clima y detalles, pero sobretodo con la posibilidad de saber que si a lo lejos alcanzas a ver un lugar, puedes llegar ahí. Adicional a la posibilidad de formalmente tener un botón para saltar, Link puede escalar y prácticamente se sube a cualquier lugar que le pidas. El sentimiento de libertad es increíble y sobretodo el de creatividad con las muchas posibilidades qué hay para enfrentar algún reto. Por ejemplo, para atacar enemigos no hay necesariamente que llegar a matarlos, existen muchas estrategias posibles, desde entrar en modo “stealth”, apuntar a barriles explosivos, mover rocas con tus poderes… etc. No habrá el mismo combate o rutina cada vez que enfrentemos un enemigo.

En los primeros minutos de juego los gráficos me sacaron de onda. Esperaba algo muy realista y detallado pero los vi caricaturezcos. Conforme fue pasando el tiempo me di cuenta que en ello está su encanto ya que tienen un matiz artístico muy bien logrado que además fluye con perfección. Avanzando más me di cuenta que los gráficos son impresionantes, tienen hermosos colores que muestran detalladamente la diversidad de los muchos paisajes y climas que visitaremos. No creo que este juego lo veamos alguna vez como viejo ya que no puede haber habido más esmero en colmarlo de detalles visuales que mejoran la experiencia del jugador.

El sonido es un protagonista pasivo que transmite las emociones de acuerdo al lugar y momento donde estás. A diferencia de una tonada continua y pegajosa, se utilizan piezas de piano seleccionadas que no abruman. Por ejemplo cuando amanece o llegas a un nuevo lugar, también si te acecha un peligroso Guardian (robots que parecen arañas). Los efectos de sonido son geniales, las pisadas de Link cambian de acuerdo al suelo que pisa. Muchas veces te quedas únicamente acompañado de estos sonidos logrando una adecuada conexión con el momento que estás viviendo. Escucharemos por primera ocasión a Zelda y a varios personajes hablar (por cierto con entonación británica). Al parecer Link como es su costumbre, no lo hará.

Ni cuenta me di que que realmente la lista de enemigos es muy corta pero aunque son los mismos, tienen diferentes niveles de dificultad. Van creciendo conforme vayamos avanzando y por ello Hyrule va complicándose con nuestro progreso independientemente del camino que escojamos. El sistema de inventario también me costó trabajo de entender. Hay una cantidad enorme de ingredientes, objetos, piedras preciosas etc. que puedes recoger al estar explorando. Contrario a lo acostumbrado, las armas, escudos y arcos ya no eternos. Al contrario, se rompen con el paso del tiempo dando un toque realista. Al principio esto no me gustó pero hice mi paz con este sistema y ahora lo disfruto mucho. Las armas y armaduras que elijas, se verán en Link por lo cual será agradable cambiarlo y evitar la monotonía visual te tu personaje. Al momento yo no he encontrado el clásico atuendo verde pero dicen que anda por ahí.

Una diferencia que también encontré respecto a anteriores entregas es que aquí, perder la vida es más fácil. Incluso un mugre goblin puede matarte de un sólo espadazo o tal vez lo haga una tormenta eléctrica si traes cosas de metal. Es un poco más sanguinario, pero el juego salva en momentos clave y además te permite hacerlo en cualquier momento por si vas a un lugar peligroso. Para recuperar vida es posible descansar, pero el método para hacerlo con más frecuencia es a través de comida. A lo largo del camino hay muchos ingredientes por recoger y lugares para cocinar. Divertidísimo hacer platillos que tienen diferentes efectos según los ingredientes que hayas incluido. Me encanta la animación y la musiquita cada que los platillos se están cocinando así como ver qué es lo que se va a crear.

Mucha gente le dan flojera este tipo de juegos por lo lento que son, si es tú caso, dale una oportunidad. Desde que empiezas hay acción y cosas que hacer, nada de historias largas, aldeas y cosas así. Directo al punto. Esto no quiere decir que quienes disfrutan de un buen contexto e historia no lo tendrán, pero sí será más dosificado que en anteriores entregas donde pasaban mucho tiempo explicando y tardábamos en llegar a la acción.

Para mi, The Legend of Zelda Breath of the Wild no sólo es uno de los mejores videojuegos que han existido, es un logro artístico que será difícil de superar en los próximos años y que debe ser reconocido. Lo anterior no sólo por la inmensidad de su mundo sino por la calidad integral de todo el juego. Es fascinante explorarlo y disfrutar los miles de detalles que Nintendo ha pensado para dar una de las mejores experiencias en videojuegos como en sus mejores tiempos. ¿Que si te recomiendo comprarlo? pues la respuesta es obvia, sí. Tan sólo este juego es buen pretexto para adquirir un Nintendo Switch que suma a la experiencia el increíble beneficio de la portabilidad. Me encanta poder llevarlo conmigo si lo deseo con la misma versión en una pantalla grande o a nivel portátil. En mi caso, para viajes y momentos de espera ha sido muy útil. Meterse al mundo de The Legend of Zelda Breath of the Wild es un verdadero placer que será difícil no valorar. Si estás dudando, ¡ve por uno ahora mismo!

Contacto: @OBG888

The Legend of Zelda Breath of the Wild – Reseña OBG888

Logan (2017) – Reseña OBG888

Rating: ★★★★/5

logan

(Reseña sin spoliers)

Cuando hace tiempo se anunció la primera película de X-Men recuerdo que mencionaron a un tal Hugh Jackman como Wolverine. ¿Quién era? La verdad un desconocido que personificaba a uno de los héroes más queridos de los cómics. Desde esa primera película, Jackman hizo suyo el personaje, lo entendió, lo cuidó y con Logan lo ha llevado hasta donde pocos, la consolidación.

Logan se inspira en el cómic “Old Man Logan” con una vertiente de la triste madurez del personaje al encontrarse prácticamente solo por un trágico hecho que marcó al equipo. Aunque las películas de X-Men y Wolverine nos han confundido con la línea del tiempo, nos llevan al año 2029 en donde Logan está vivo y no tan acabado gracias a su poder mutante de regenerarse. Aún así, ya no es lo que era antes, su cuerpo está comenzando a fallar y su entorno está lleno de melancolía y frustración. Esta producción no es para optimistas y en ello su encanto. Esta tristeza conecta efectivamente a la audiencia a un nivel sentimental con su personaje central. Se mantiene modesta pero muy bien estructurada y con la mentalidad de darle un tributo a Wolverine

Esta película no es ambiciosa en su elenco, no aparecen muchos personajes como en otras producciones. Aquellos que aparecen son suficientemente robustos para que junto con su buen guión, logren entretener y cautivar al espectador. Las actuaciones de los protagonistas son impecables, Hugh Jackman y Patrick Stewart (Profesor X) se sienten cómodos y explotan la basta experiencia que tienen con sus personajes. Dafne Keen, personificando a una joven mutante, nos da una maravillosa actuación que contrasta inocencia y mucha, pero mucha, agresividad.

logan-movie-shots-with-hugh-jackman

Tiene varios toques de buen gusto y humor como por ejemplo, mostrar cómics de X-Men a los que se hace referencia como exageraciones de los verdaderos hechos. Las escenas de acción destacan por su gran dirección pero particularmente por su violencia explícita. Personalmente me parece una decisión atinada ya que los fans más maduros (por no decir “viejitos”), podemos disfrutar de una versión más intensa en estas escenas. Yo soy un entusiasta para que esta tendencia siga cuando una historia lo demande. En Logan la violencia está justificada y embona naturalmente dando solidez a la trama y ritmo.

No dejo de reconocer que es una excelente película y un merecido tributo a lo mucho que este personaje ha dado en pantalla. Hugh Jackman ha hecho un trabajo espectacular y merece esta honorable despedida de su personaje. Recomiendo verla y aún cuando se disfruta mucho teniendo antecedentes, se puede valorar sin haber visto nada anterior. Importante hacer notar que Logan se sale de una temática esperada de superhéroes, es decir, la sensación al salir del cine no será de triunfo o de aventura como podría esperarse. La película tiene acción, pero principalmente es un drama muy bien armado y se debe valorar así. Vayan a verla y sí, lleven kleenex.

Contacto:

@OBG888

logan-review-story_647_030317050623

Logan (2017) – Reseña OBG888