¿Puede el iPad sustituir a la laptop?

Vaya pregunta, ¿respuesta rápida? Sí, claro que puede, pero también un celular, un cuaderno y hasta una máquina de escribir. Promover que un iPad sustituya a la laptop creo que es incorrecto. No es que no se pueda, pero esencialmente no deberías ser su enfoque. Un iPad puede ser mejor que una laptop para algunas actividades y peor en otras.

Imagina que alguien te preguntara, ¿puede una motocicleta reemplazar un auto?, La respuesta tendría que ser afirmativa, pues pueden servir para lo mismo, transportarnos a algún lugar. Sin embargo sabemos que a viajar en motocicleta es bastante diferente que en un auto. Tiene algunas ventajas hacerlo como ser un vehículo más barato y moverse más ágilmente en atascos de tránsito. A cambio de ello, el motociclista tendrá limitaciones de espacio, confort y menor seguridad en caso de un accidente. Aún considerando lo anterior habrá quien prefiera usar motocicleta porque disfruta hacerlo y valora sus ventajas sobre las desventajas. La motocicleta sirve para lo mismo que un auto, pero no significa que la experiencia de uso sea igual.

Hace algunos años la única forma de ser productivo a nivel móvil e informático era con una laptop. Nos fuimos acostumbrando a usarla en nuestro trabajo y ahora ya es un producto maduro. Si se fijan, claro que hay mejoras cada año en las laptops, pero ya no dan para evolucionar dramáticamente sin perder su esencia. El smartphone también pasó por un proceso similar y ya está posicionado como una herramienta muy portable que resuelve rápidamente nuestra comunicación informática. El iPad va unos años atrás para definir su lugar como producto es algo intermedio entre el smartphone y la laptop pero que no se puede generalizar fácilmente.

Promover que el iPad es un sustituto de la laptop puede demeritar al producto, ya que para muchas actividades la experiencia de usarlo está por encima de una laptop. Mucha gente se frustra mucho cuando en un iPad no pueden trabajar igual que con una laptop. Tan sólo la experiencia de una pantalla touch es muy diferente a un teclado/mouse así como la inexistencia de software de muchas especialidades. Sumemos que en las primeras versiones, el iPad se usó más como una aparato de entretenimiento sobre productividad. Pienso que también hubo un efecto negativo cuando muchos que compraron el gigantesco iPad Pro de 12.9″ enfocado a “reemplazar la laptop”. Por su peso y volumen muchos razonaron que era mejor cargar su laptop.

No me parece que las reseñas para valorar el uso del iPad en el trabajo vengan únicamente de periodistas y bloggeros. Quizá sea gente especializada en el medio, pero para mi no son representativos de lo que realmente significa hacer el trabajo de un ejecutivo. Por ejemplo: crear hojas de cálculo con tablas dinámicas y macros, crear presentaciones, gráficos, hacer propuestas de proyectos, tomar notas etc… Muy diferente a escribir posts y reseñas.

Por su dinamismo y portabilidad a muchos intentamos incluir el iPad en actividades que antes se hacían únicamente con laptop. Queremos disfrutar de esas bondades de portabilidad y agilidad al mismo tiempo que somos productivos. Para mi, no ha sustituido a mi Macbook Pro, más bien hay actividades que ahora resuelvo con un iPad, pero más importante, hay muchas que puedo hacer mejor que antes. En el momento en que el iPad se porte como laptop pues será eso, una laptop. Surface ha intentado ese acercamiento a la productividad móvil, pero en mi opinión han logrado una buena laptop, no una gran tablet. No está mal, es su propuesta, pero ese producto sí promueve otro tipo de laptop.

Personalmente he intentado utilizar el iPad en mi trabajo desde que existe y lo he logrado con efectividad. Me he esmerado en conseguir software, así como escalar una curva de aprendizaje para aprender otra manera de hacer las cosas. Mucho de mi trabajo móvil es contestar mails, mandar un archivo, presentar, escribir un texto, leer documentos, revisar archivos… y en ello, no hay quien le gane al iPad. En una laptop se puede hacer lo anterior, pero soy más ágil con un iPad, por eso me gusta. También hay ocasiones en que tengo que hacer alguna modificación sencilla a una hoja de cálculo o presentación y puedo hacerla en el iPad rápidamente. Otra ventaja es tener conexión a internet con 4G y olvidarme de estar buscando redes. El Apple Pencil también me ayuda mucho para notas o hacer sketches, sinceramente no veo cómo podría implementarse algo así de manera portable con una laptop.

Pese a este entusiasmo, llega un momento en que tengo que hacer un trabajo más complejo, por ejemplo un análisis estadístico, propuesta de proyecto, un presupuesto vinculado a otros archivos o construir una presentación. Cuando eso pasa necesitamos agilidad en el acceso a archivos, más de una ventana abierta, copiar-pegar rápidamente etc. Es ahí donde viene la complicación, ya que si bien con algún trabajo se puede lograr todo lo anterior, el iPad se siente torpe (incluso aún cuando con iOS 11 vienen mejoras en este aspecto). Por ejemplo, no poder abrir dos archivos del mismo software me hace muy lento mientras que en una laptop es rapidísimo. Cuando quieres modificar una gráfica en Power Point no es posible, el editor no funciona… ejemplos como los anteriores hay varios que no permiten depender totalmente del iPad. Aquí es donde viene el contraste del usuario, ¿no qué podía sustituir mi laptop?

Como decía anteriormente, para muchas actividades usar una motocicleta como un auto es posible, pero no para todo. En el momento en que se trate de usar la motocicleta como auto, se va a sentir limitada, pero si se usa como lo que es, funcionará muy bien. El iPad tiene ventajas y desventajas en su uso pero depende de lo que cada quien necesite. No todos resolveremos nuestro trabajo móvil con un iPad, pero ciertamente hay cada vez más usuarios que podrían hacerlo y descubrir una mejora en su productividad para muchas actividades.

Habría que decir lo qué estás dispuesto a ceder a cambio de las ventajas que ofrece cada aparato o combinación de las mismos. Es posible que si nuestro trabajo esté más enfocado a actividades rápidas el iPad sea mejor solución porque lo hace mejor que una laptop. En todo lo relacionado a portabilidad, mails, generar textos, dibujo, lectura y revisión de documentos, el iPad no sustituye a la laptop, la supera. Sin embargo, si continuamente es necesario usar software especializado o hacer complejos informes, será mucho más conveniente usar nuestra laptop.

Desde hace algunos años llevo mi iPad de viaje pero han habido ocasiones en que forzosamente tengo que llevar mi Macbook Pro. No puedo darme el lujo de que el limitado software del iPad me alente o no me permita hacer algo que necesito. Ahora, siendo prácticos cada que regreso me doy cuenta que hubiera podido llevarme sólo el iPad. Sé que podrían haber algunos percances durante el trayecto, pero los hubiera resuelto a cambio del beneficio de llevar sólo un aparato. Ése es mi caso, pero no es el de todos.

Para mi, el enfoque correcto del iPad como herramienta de productividad móvil (y en ocasiones de escritorio) es promover la manera en que se pueden hacer muchas actividades cotidianas mejor y de manera más ágil. El usuario no necesita que le digan que el iPad sustituye a a laptop, necesita que le digan en qué es mejor para darle razones para usarla.

Un iPad no tiene que hacer lo mismo que una laptop para sumarla a tus herramientas. Si sus atributos te permiten ser productivo para dejar la laptop y te sientes más productivo, pues lógicamente la va a ir sustituyendo. También es un aparato que funciona genial de manera complementaria a una laptop y en su versión más compacta no ocupa mucho espacio. Si buscas la experiencia de una laptop, lo que necesitas es una laptop, pero hay que abrirse a la posibilidad de que muchas actividades qué haces probablemente las hagas mejor en un iPad.

Contacto:
@OBG888

Anuncios
¿Puede el iPad sustituir a la laptop?

Breve reflexión del WWDC 2017

El pasado lunes, Apple tuvo su conferencia anual para desarrolladores. Normalmente enfocada hacia el software, pienso que lograron por fin generar entusiasmo en quienes estábamos ansiosos conocer las nuevas tendencias de la empresa. Destaco a continuación lo que más me llamó la atención y mi opinión. Es imposible tocar todo porque la conferencia duró un poco más de dos horas y estuvo plagada de novedades las cuales es imposible detallar por completo aquí

Nuevos sistemas operativos

Todos están en una versión beta para desarrolladores disponibles desde que terminó la conferencia y estarán listos en otoño (normalmente eso significa septiembre).

TV OS

Lo más relevante es que ya funciona con Amazon Prime. Yo tengo el servicio y ciertamente es frustrante no poderlo utilizar en el Apple TV. Nada particularmente destacado.

Watch OS 4

Interesante, pero nada que me ilusione en exceso. Me parece una actualización para robustecer la anterior versión. La nueva cara con notificaciones pronosticadas por Siri puede tener potencial si funciona bien. La apuesta en Siri a nivel de todo el ecosistema es fuerte por lo cual no puede fallar.

MacOS High Sierra

Como el anterior, una actualización enfocada a mejorar Sierra. Tampoco fue espectacular salvo si efectivamente cumple la promesa de que Safari será 80% más rápido que Chrome. Mucho énfasis en fotos y me ha agradado el nuevo sistema de almacenamiento que sin técnicamente estar capacitado entiendo que es más moderno, rápido y seguro. Buenísimo que iMessage vivirá en iCloud y será más ágil al usar aplicaciones de terceros. Me parece un error el nombre; pudo tener más marketing y de hecho cuando lo dijeron pensé que era una broma.

iOS 11

Aquí fue donde sentí un mayor cambio más importante. El aparato iOS aprenderá nuestras costumbres y lo utilizará para darnos notificaciones más personalizadas sin comprometer la privacidad. El nuevo centro de control luce espectacular, se ha fusionado en una pantalla (control + música) además de ser personalizable. Mapas mejora, y me parece innovador que hayan incluido aeropuertos y malls. Es posible ahora pagar entre usuarios con iMessage, aunque claramente esto no está desarrollado en México y no sé si lo podremos usar en el corto plazo. Se presentó el potencial que tiene el nuevo sistema operativo a nivel de realidad alternativa (situar objetos imaginarios en lo que estamos viendo). No me entusiasmó mucho pero creo que tiene un gran futuro si los desarrolladores lo aprovechan. La App Store recibió un rediseño que por a nivel de lo que se vio, no me pareció del todo mejor a lo que ya había.

El acierto para mi viene de haber resuelto el retraso más importante que Apple tenía a nivel de software. El iPad Pro fue presentado en 2015 como un sustituto de la laptop y sinceramente no lo ha sido. Pocos somos los que nos atrevemos aventurarnos a dejar la Macbook en casa para depender del iPad, aun siendo Pro. Con iOS 11 eso deberá cambiar ya que han resuelto mucho de lo que detenía al iPad para convertirse en una opción para depender de él a nivel de movilidad. Por fin han puesto el anhelado sistema para almacenar archivos tipo Finder que además es compatible con gestores de nube tipo Dropbox o Google Docs. También hay ahora un dock con las aplicaciones que seleccionemos más otras basadas en las que más se utilicen. Tenemos la posibilidad de incluir otra aplicación en cualquier momento y quizá lo más importante, poder copiar información y archivos entre aplicaciones. Esto hay que verlo para que entusiasme, pero básicamente estamos ya en la era de Minority Report del iPad. Finalmente mejoras en el uso del Apple Pencil para hacerlo más rápido para tomar notas, incluso con la posibilidad de reconocer cuando escribamos con nuestra propia letra. Con esto el iPad recibe el amor que necesitaba para ser tomado más en serio a nivel de productividad.

Nuevas MacBooks, iMacs y iMac Pro

Apenas el año pasado Apple actualizó las MacBooks Pro y yo temblaba al escuchar la posibilidad de una mejora en precio o capacidades. Sí mejoró pero nada crítico, básicamente cambiaron el procesador que a nivel de un usuario como yo, me parece que pasa desapercibido. Es el único cambio y a muchos les alegrará saber que la MacBook Air todavía vive.

Las iMacs han quedado de un nivel altísimo de capacidad para un usuario promedio e incluso para la mayoría de los famosos usuarios “Pro”. Se les ha dado una mejora en resolución, características sin aumentar muchísimo el precio. Es buen momento para comprar un iMac ya que para mi esto ha sido una aspirina para los usuarios que están buscando un equipo muy bien armado de escritorio.

Una cereza en el pastel no esperada fue el iMac Pro; se ve impresionante, claro si uno tiene $5000 dólares. Me alegra que sea de color Space Gray ya que posiciona el color como algo más Pro (y mi MacBook Pro es de este color). La veo enfocada a un público realmente fuera de lo “normal” y salvo por la parte de poder alterar sus características físicas es poco probable que un profesional no pueda hacer su trabajo con ella por muchos años. Sale en diciembre.

Se dejó ver por aquí también un nuevo Magic Keyboard en versión extendida. Ahora tiene el tan deseado pad numérico del lado derecho. Bien ahí.

Nuevas iPad Pro

Se presentaron nuevos iPad Pro. Me parece que junto al valor que le ha sumado el nuevo software le han dado el salto en tecnología y en valor de producto. Pienso que podrán cumplir la promesa de sustituir a la laptop no sólo con efectividad sino con superioridad para muchas actividades móviles. Es un justo premio a quienes hemos hecho grandes esfuerzos por usar el iPad como herramienta informática móvil.

Me parece muy atinada la pantalla de 10.5”, es el tamaño ideal. Conserva el mismo tamaño que el iPad de 9.7” pero con menos “marco”. El de 9.7” para mi era muy pequeño para generar contenido de calidad y el de 12.9” es tan grande y pesado que uno se ve tentado en llevarse mejor la MacBook. Con 10.5” también me parece un buen tamaño para poder dibujar que como saben disfruto mucho.

Me alegra que haya una versión de 512 GB que junto con la app de Files nos puede quitar el miedo a subir a un avión y no tener nuestros archivos disponibles. Se habla de lo rápida que es con el nuevo procesador, resolución y velocidad. Sin duda es el momento de hacerse de un iPad Pro. En USA ya se pueden comprar y en México al parecer se podrá hasta julio.

Homepod

Se veía venir tanto por los muy sonados rumores como por el éxito que ha tenido la competencia (como Amazon con Echo). Me pareció peculiar que lo hayan enfocado como un producto centrado en la música y no como un centro de control para la casa. Es un producto de lujo (no necesario) que se va a vender caro y tardaremos en verlo en acción, particularmente en México. Me llama la atención y podría eventualmente considerarlo pero no me entusiasma del todo.


Como seguidor de la marca sin duda esta conferencia WWDC 2017 ha sido exitosa. Me alegra mucho que hayan tocado fibras importantes para el consumidor, particularmente en el iPad que sin duda se estaba quedando atrás frente a competidores. Poco a poco irán saliendo los productos y actualizaciones y podremos explorarlos más a fondo; sin embargo, pienso que por ahora Apple ha conseguido mucho entusiasmo de sus fieles.

Contacto:

@OBG888

Breve reflexión del WWDC 2017

MacBook Pro 2016 reseña @OBG888

Apple ha actualizado la nueva Macbook Pro y decidí adquirirla. Su actualización se ha dado en medio de la controversia por ciertas decisiones que se han tomado y que será el tiempo el encargado de demostrar si han sido acertadas. La realidad es que la expectativa era muy alta para todos los que queríamos actualizar nuestra máquina.


Apple es sinónimo de innovación y siempre entusiasma conocer sus productos ya que normalmente nos dan un adelanto de lo que será común en los próximos años. Habemos quienes pensamos que se tardaron demasiado en renovarla, ya que desde hace 4 años no tuvo cambios significativos; en tecnología, eso es una eternidad. Quien buscaba actualizar su MacBook Pro se vio en la disyuntiva de detener su compra para frustrarse después de cada conferencia que dio Apple durante el año pasado y que no saliera. Finalmente el último producto del año fue esta esperada renovación.

Como en todos los casos la innovación cambia algunas opciones que han causado controversias. Éstas han sido particularmente dolorosas para quienes tenían un presupuesto basado en el costo de la pasada generación y buscaban el máximo nivel de profesionalización en la máquina.


Los principales cambios han sido los siguientes, (el emoticon indica mi sentir)

  • Es más liviana y delgada (–14% a 17%) 🙂
  • Nuevo color space gray y opción al clásico plateado 🙂
  • Un monitor retina con mejor resolución 😎
  • Ya no tiene USB tradicional, hay 2 ó 4 puertos de USB-C 😧
  • Teclado tipo “mariposa”, al ser más delgado las teclas no viajan tanto al apretarlas. 😐
  • Mejores bocinas 🙂
  • Conserva el puerto para conectar audífonos convencionales 🙂
  • El logo de la manzana de Apple en la tapa ya no se ilumina 😭
  • No hay opción de ponerle más de 16 GB de memoria 😧
  • Posibilidad de tener un “touch bar” en la zona del teclado y que sustituye a la fila de teclas de función como una pequeña pantalla extra 🙂

Para los que venimos de una generación anterior la diferencia no es tan significativa. De hecho, podría haber una curva de dolor al perder el USB convencional y el cambio del teclado físico (aunque lo anterior sea a cambio de potencial). Pensaría que la nueva MacBook Pro está muy enfocada a un perfil de usuario que gusta de probar las más nuevas tecnologías, atrevido, vanguardista y claramente a alguien con capacidad e interés de invertir más dinero de lo normal en su computadora.

Uso de la MacBook Pro

Ya llevo una semana con ella y al final me ha gustado más de lo que creía. Me encanta su diseño y terminado de altísima calidad. Ciertamente al ser tan delgada la siento endeble y menos protegida que la versión anterior. Siento que es fácil que se raye y la verdad es que no me gusta ponerle una protección porque pierde portabilidad y manejabilidad.

En el uso regular no he percibido notable diferencia en velocidad con respecto a la otra, sí es un poco más rápida pero no críticamente. La duración de la batería es controvertida y todavía no contundente. Claramente no dura las 10 horas que Apple promete; para mi estará durando con uso “normal” entre 4–6 horas. En mi caso es suficiente, pero la realidad es que la promesa del producto era otra. A un precio como el que tiene es difícil perdonar que no cumpla esto. Dicho lo anterior, los primeros días con una MacBook no son significativos para representar lo que va a dar realmente la batería ya que inicialmente se realizan procesos de configuración únicos que la consumen (fotos, spotlight, música etc). Tengo que usarla más tiempo para dar un veredicto final, pero inicialmente me parece que dura lo mismo que la generación anterior. Nada espectacular pero tampoco un tremendo problema porque la mayoría del tiempo la uso conectada a mi monitor en el escritorio.


El teclado no me encanta, extraño el de la MacBook Pro anterior pero me parece que es tema de acostumbrarse. Las teclas están casi pegadas y el sentimiento de presionarlas no es tan gratificante. Después de usarlo por un rato comienza a mejorar pero si regreso a la anterior me siento más cómodo. El caso del Touch Bar es curioso, su ha sido nulo en mi caso. No lo he necesitado y sencillamente al momento de usarlo y al no ver el teclado, no es práctico perder tiempo en buscar el atajo. Aquellos que sabemos diferentes combinaciones de teclado para operar, no tendremos grandes beneficios en usarla. Le veo potencial pero la verdad es que al momento no la he usado para nada. Lamenté mucho la ausencia del clásico conector MagSafe (magnético) que era tan característico de las MacBooks. También la extensión de corriente eléctrica que siempre viene en las MacBooks y que ahora tristemente han retirado. Por un aparato de ese precio no tendría que existir la frustración de no encontrarlo cuando abres la caja.

Disfruto mucho usarla, su uso es muy agradable y me encanta la pantalla que muestra los colores con una perfección indescriptible. El monitor se visualiza muy bien sobre algo que pensé no podía mejorar mucho respecto a la generalidad n pasada. Las fotos se visualizan con gran realismo y fluidez. Me gusta también la posibilidad de usar la huella digital para desbloquearla y hacer compras como en el iPhone. En ocasiones siento que es más rápido teclear mi password pero no siempre, se desbloquea de inmediato al poner el dedo. Además, algunos programas ya empiezan a aprovecharlo como 1Password, que es mi administrador de contraseñas (y lo recomiendo mucho). Para transportarla es muy liviana y práctica; yo opté por la de 13“ (portabilidad y costo) pero la de 15” aunque con mayor volumen la percibo liviana. El mouse (o touchpad) está muy bueno, es force touch, es decir que simula ser mecánico pero realmente no lo es. Cuando estoy móvil no uso mouse externo y aun con su gran tamaño, no ha sido ningún problema, al contrario, se siente genial. Tengo la teoría de que al ser grande y tan preciso, podremos usar el Apple Pencil en algún momento. Me encantaría que esto sucediera.


La ausencia de puertos USB y Thunderbolt no me ha dolido sin embargo me he preparado y tenía los convertidores necesarios para sobrevivir. La realidad es que los que usamos Apple, siempre hemos vivido con convertidores y aunque es controvertido, sabemos que pronto el USB C será el estándar. El tener 4 puertos, le da modernidad por más tiempo pero la limita en el corto plazo ante la comodidad de conectarle los USBs convencionales. El reto más importante para mi era poder conectarla a mi Thunderbolt Display y felizmente con un convertidor fue posible. He leído que los fotógrafos han sido los que más sufren al no tener un lector de tarjetas directamente en la máquina. A mi no me hace falta.

La principal limitante para adquirir esta versión es el alto costo. Claramente hay un impacto ante la expectativa de invertir algo parecido a lo que estábamos acostumbrados por anteriores MacBooks Pro. Para mi el asunto se resume a entender su propuesta de valor como rendimiento de la inversión por el aparato. Con ello quiero decir que el beneficio del producto valga lo que cuesta para un cliente (aunque lo pueda pagar). Por ejemplo, si hablamos de autos hay varias opciones de marca, pero ciertamente hay versiones premium que van más allá de vender un vehículo para transportarse. Usar una marca top es un lujo y por ello cuesta más caro por esencialmente el mismo servicio (transportarse). Sin embargo a pesar de ofrecer lo mismo, hay diferentes versiones de la experiencia de transporte por lo que uno elija. Yo opino que algo así está pasando con lo que ha propuesto Apple con la nueva MacBook Pro. La diferencia es que el mercado de las computadoras todavía no es como el de los autos. Con la MacBook Pro, Apple acaba de inaugurar el segmento de laptops premium y eso es lo que está causando controversia. No está necesariamente mal pero contrasta con lo que Apple venía haciendo. Sigue siendo un producto de calidad pero ya hay válido cuestionamiento hacia su costo-beneficio.


Comprarse un producto de esta empresa nunca ha sido barato, eso lo sabemos, pero la realidad es que normalmente con grandes esfuerzos presupuestarios el nivel medio puede acceder a una Macbook Pro. Es decir, cuando vemos a una persona con una Macbook sabemos que no tiene una computadora chafa pero tampoco lo percibimos como a quién maneja un auto de la gama alta de BMW o Audi. Sabemos que mucha gente está dispuesta a pagar un poco más de dinero por tener una computadora de Apple, pero ahí el problema: es “un poco más”, no “mucho más”. La realidad es que sí está cara y ya será perspectiva de cada quien reflexionar si vale la pena. Pensaría que si usas MacBook Pro y en ella centras tu productividad se puede capitalizar como una buena inversión.

¿Me recomiendas comprarme una nueva Macbook Pro?

Sí te gusta y tienes el presupuesto, cómprala. La realidad es que está padrísima y dado su configuración futurista tendrás un aparato que debe durar actualizado 3–4 años. Con esa perspectiva, sin duda puede ser una inversión que rinde a lo largo del tiempo, sobretodo si será tu principal herramienta de trabajo. Sin embargo, hago la aclaración, ya que esta recomendación puede ser parecido a decirte que te compres un Audi o BMW (u otra marca de lujo). Lógicamente mi respuesta sería que sí, ya que en su alto precio encierra la mejor calidad, lujo y tecnología en autos, sin embargo también estarás pagando un alto precio por el valor de marca. Además vienen otros gastos como los convertidores y la siempre recomendada garantía extendida (AppleCare). Es decir, si la compra es pragmática y razonada, es muy probable que no aplique, sin embargo, no todos compramos con esa mentalidad nuestra computadora.


Por lo anterior y siendo realista, si vas a hacer sacrificios trascendentales en lo económico por comprarla, dale una pensada. Es muy posible que la MacBook Pro de la generación pasada resuelva tus necesidades a un precio más bajo (porque al salir las nuevas, éstas bajaron un poco). Al momento creo que su propuesta costo-beneficio es la más inteligente y las nuevas MacBooks Pro aunque sí son mejores, es poco probable que con un uso convencional, capitalices sus beneficios sobre una generación anterior. Además es muy posible que esa opción te permita tener una muy buena MacBook Pro por varios años y que la reciente versión baje de precio cuando sus bondades se vuelvan más cotidianas. Si tienes una MacBook Pro de la generación anterior a las de Retina Display y sin disco SSD, será mucho más sensible el cambio en términos positivos y podría valer más la pena (aunque la recomendación de irse por la de generación pasada puede ser vigente). Para mi gusto lo que hay que entender es que ahora hay un segmento de computadoras de alta gama en valor de marca (no necesariamente reflejado en poder y capacidad).

Tanto Apple como Microsoft, presentaron innovaciones para bolsillos amplios y han inaugurado el segmento premium o de lujo en las computadoras. Si quieres y puedes acceder a él, hay que pagar un precio más alto para cubrir una necesidad que si no es emocional, se resuelve con otras versiones de menor precio. Ello no quiere decir que comprarte un artículo que se ha vuelto de lujo sea necesariamente una mala idea, si disfrutas de ello y tienes el presupuesto, la nueva MacBook Pro no decepciona, está fenomenal.

___________
Contacto:
@OBG888

MacBook Pro 2016 reseña @OBG888

Airpods: Reseña @OBG888

Cuando presentaron los AirPods me parecieron interesantes y me costaba trabajo pensar que podrían funcionar como Apple lo prometía. Los AirPods han hecho renacer para mi la conocida frase “It just works” de Apple junto con un increíble diseño y efectividad en su tecnología (sí, como en “aquellos tiempos”). Creo entender ahora el porqué tomaron la decisión de dejar atrás los audífonos convencionales en el iPhone. Apple está confiado en que iremos migrando poco a poco hacia una versión inalámbrica que será cada vez más accesible a todos.

Yo uso diario audífonos en el gimnasio y en muchas ocasiones para conferencias de tipo laboral y personal en la Mac. No escucho tanta música pero sí podcasts y por ello no me considero un conocedor de la calidad del audio. Para mi, los AirPods suenan tan bien como puede esperarse en audífonos de ese tamaño. La mejor forma de describirlo es que suenan prácticamente igual que sus versiones homólogas con cable. Yo no he notado la diferencia y eso lo digo en sentido positivo.

El proceso de enlace es tan sencillo que se vuelve aburrido. Básicamente los sacas de su caja y automáticamente son detectados por el iPhone (o aparato en que lo puedas enlazar) y te propone enlazarlos. Simplemente le das que deseas hacerlo y automáticamente van a funcionar en todos tus aparatos que tengan tu cuenta de iCloud (menos el Apple TV). Cada vez que los vas a utilizar intercalando entre aparatos, funciona como magia; por ejemplo si estás oyendo música en el iPhone y deseas oír la de la Mac, automáticamente se pasará el sonido al último aparato. Tomarán siempre el sonido del último aparato que hayas activado, así de sencillo. Es muy confortable utilizarlos mientras hago ejercicio o voy caminando. No he tenido un sólo problema de tenerlos fijos en el oido. He leído que esto no es la experiencia del 100% pero sí de una mayoría. La probabilidad está del lado de que se fijen bien a tu oído.

Cuando los estás utilizando, la manera de apagarlos básicamente es retirándolos de tu oreja. De la misma manera, para activarlos, solamente debes colocarlos y funcionan, en verdad muy fácil. La duración de la batería es un punto que esencialmente juega en su contra ya que la versión con cable no te da la esa preocupación. No los he tenido suficiente tiempo para valorarlos pero de lo poco que ha sido me parece que duran bastante como para no preocuparse. Utilizándolos 50 minutos en el gimnasio les bajó el 10% a los audífonos. Cada vez que los guardas en su cajita se están cargando con la propia carga que se almacena y por ello es poco probable que te quedes sin batería, por lo menos así me hace sentir. No lo he probado, pero se dice que si están sin carga, con 15 minutos en la caja tendrías batería para 3 horas. La cajita se carga con un cable convencional lighting que viene incluido pero que a estas alturas ya están por todos lados.

No hay duda que estoy gratamente satisfecho con ellos pero no me gustó que ya no es posible controlar volumen, pausas y pases de canción desde los auriculares. Si quieres hacerlo sin tocar el dispositivo, es necesario usar Siri (que no es muy efectiva). Siri se activa haciendo dos leves toques mientras los tienes puestos y además de poder controlar con la voz el aumentar volumen o cambiar la canción, puedes utilizarla para los demás servicios que ofrece. El tener micrófono para interactuar con Siri también permite contestar y realizar llamadas. Al momento no he tenido problema de gente diciéndome que no me escucha durante la conversación.

Si tienes duda de comprarlos, mi recomendación es que lo hagas, están geniales. Si tienes más aparatos de Apple además de un iPhone le puedes sacar más provecho pero aún así valen la pena. Habría que decir que no tienen un precio bajo ya que casi cuestan $3,600 pesos. Para muchos este precio no valen una mejor experiencia con auriculares y ciertamente al momento son un lujo más que algo necesario (además de que están escasos). Si decides pagarlo la realidad es cierto que no te vas a decepcionar, obtienes un producto de calidad que no falla y cumple la promesa de librarte de los cables para escuchar lo que pongas en tus aparatos. Para mi son el producto más sorprendente de Apple para este 2016, ojalá esta tendencia de sorprendernos vaya en ascenso.

_______________

Contacto:
@OBG888

Airpods: Reseña @OBG888

iPhone 7 ¿conviene actualizarse?

iphone75colors-800x438

Por primera vez en México estamos alineados con los países que ofrecieron la posibilidad de comprar el nuevo iPhone desde el mismo día de su lanzamiento mundial. Comienzan a llegar al consumidor desde hace algunas semanas los iPhone 7 y siempre es bueno intercambiar opiniones sobre la conveniencia de adquirirlo o cambiarlo por el que ya tenemos.

Primeramente es importante reflexionar sobre la etapa que tiene el iPhone como producto. Hace casi 10 años este aparato revolucionó lo que entendíamos por un smartphone y cambió el mercado. Lógicamente con el paso del tiempo ha ido mejorando, pero conceptualmente ya es lo mismo, un teléfono portátil con capacidad de conectarnos a internet con aplicaciones y tomar fotos. El smartphone se ha vuelto el núcleo de la experiencia tecnológica de todas las edades y va mejorando cada año generando expectativas de innovaciones y cambios. El iPhone es ya un producto en etapa madura el cual no creo que vaya a revolucionar nuevamente el mercado o tener grandes saltos entre generaciones. Va a ser mejor cada año pero las diferencias se irán acortando entre las versiones tal como ha sucedido este año.

Entendiendo lo anterior, es más fácil apreciar lo que Apple ha hecho con el iPhone 7, es decir, mejorar su exitoso producto que actualmente le genera alrededor del 60% del margen de la empresa. Es el smartphone más amigable, aspiracional y preferido de la mayoría. Su concepto y propuesta siguen funcionando y por ello no se ve que vayan a cambiar la fórmula. El iPhone 7 ya rompió los récords de ventas de la propia empresa tan sólo con los ajustes que recibió. Las razones pueden ser diferentes en cada caso, desde moda, necesidad de tener lo último en tecnología o hasta el mismo incremento en el uso de smartphone en todas las edades y niveles socioeconómicos (que si bien los bajos no adquieren la última versión, consiguen uno viejo y empujan al alto a renovarse).

Realmente el aparato por fuera se ve casi igual que las versiones 6 y 6s lo cual tiende a causar aún más esa sensación de no estarse revolucionando. Sin embargo, a nivel de especificaciones internas los cambios sí se sienten y pueden ser valorados. A estas alturas la mayoría ya los conoce pero les comparto los más relevantes a nivel de usuario con alguna opinión:

  • Más veloz
    Definitivamente se siente más rápido que incluso el 6s tanto para navegar así como para tareas que requieren procesamiento. ¿Eso quiere decir que los anteriores son ahora lentos? No, para nada; la velocidad mejora, pero un iPhone 6 o 6s no es para nada lento y la diferencia no será evidente. Lo cierto es que la mejora de experiencia viene más del lado del nuevo sistema operativo iOS 10 que el propio aparato.
  • Contra agua.
    Si bien es esporádico tener un problema con líquidos, saber que puedes estar con tu teléfono bajo la lluvia o incluso meterlo a la alberca, permite una sensación de seguridad y es una póliza de seguro.
  • Nuevo color: Jet Black
    Realmente el único deleite que tendrán aquellos que les interesa darle peso al aspecto visual de su iPhone. Un color sin duda elegante, pero lamentablemente muy propenso a rayarse y a mostrar marcas de los dedos. Funda obligatoria si este color es el elegido (además de buena suerte, porque lógicamente es el más escaso). Si queremos el color negro, recomiendo irse por el Mate que está muy padre también y no se raya tan fácil (sobretodo si no desean ponerle funda).
  • Sonido estéreo
    Es muy evidente la mejora que hay en las bocinas duales del iPhone 7 cuando vemos un video o escuchamos música. Aquellos que lo usen como altavoz podrán disfrutar de un mejor volumen y calidad de sonido.
  • Cámara fotográfica mejorada
    A nivel racional quizá el mejor argumento para actualizar el teléfono respecto a generaciones anteriores. Los teléfonos de ambas versiones de iPhone 7 tienen estabilizador óptico y además mejoraron sensiblemente al momento de tomar fotos a bajo nivel de luz. Las fotos no se ven mejor si las comparamos en la pantalla del smartphone pero en un monitor más grande es evidente la diferencia. Claramente plantea el ya no necesitar una cámara fotográfica complementaria a menos que seas un profesional.

iphone-7-06

Entre el 7 y el 7 plus no hay gran diferencia como en años anteriores salvo que el Plus tiene la posibilidad de hacer un zoom con hardware al momento de tomar fotos y no perder resolución (tiene una cámara dual). Tiene ligeramente mejor vida de batería también.

Un punto de dolor es la controvertida decisión de eliminar el conector para audífonos convencionales. El iPhone 7 viene con sus propios audífonos que ahora se conectan por el puerto lighting, pero ciertamente molesta no tener la capacidad de usar cualquier set. Pensando en esto, se incluye adicionalmente un “dongle” para poder usar cualquier audífono convencional en el puerto lighting. Lo anterior es en primera instancia molesto, pero uno se va acostumbrando y salvo una ocasión que los olvidé, no he sufrido nada por el tema. Realmente no sé qué beneficios en ingeniería ceder espacio retirando el conector de los audífonos, pero si sirvió para un mejor procesador o más batería, estoy de acuerdo con el cambio. Aquellos que recargan su celular mientras oyen música tendrán inicialmente un problema, que se resolverá comprando un dongle dual que no creo pase los 200 pesos. Otra solución que no será barata, es considerar los nuevos Air Pods que funcionan de manera inalámbrica y los pocos que han tocado unos hablan maravillas de ellos.

¿Me recomiendas actualizarme al iPhone 7?

La realidad es que los saltos entre generación de iPhone cada vez son más pequeños. A mi me gusta actualizarlo porque es hobby y me divierte mucho probarlos, pero puede no ser la filosofía de alguien más pragmático hacia la tecnología.

La novedad siempre es emocionante y si tienes ganas y el presupuesto es evidente que podrás disfrutarlo. Dicho lo anterior, si representa sacrificios fuertes, puede ser que más que en otras ocasiones, no valga la pena cambiarlo. Incluso, desde el esfuerzo que representa el tiempo necesario para programarlo y personalizarlo para que quede como el que ya tienes.

Pensaría que si tienes un iPhone 6/6s no hay una razón lógica para actualizarse salvo quizá la cámara fotográfica. Si el aparato que tienes está por abajo de un 6, quizá sí sea un momento oportuno para aprovechar la actualización, la verdad es que sólo así será que notes una diferencia de impacto.

compare-iphone-7-201609

 

iPhone 7 ¿conviene actualizarse?

Opinión sobre la Keynote de Apple (7 de septiembre)


A continuación una breve reseña y opinión sobre lo presentado por Apple el pasado martes 7 de septiembre. Habría que decir que no fue la conferencia más dinámica o impresionante que han dado. Lo anterior quizá porque ya se sabía mucho y ello echa a perder un poco la sorpresa para los que somos fans.
Toco los puntos que me parecieron más relevantes no con fines informativos sino para dar una opinión o porque fueron los que más llamaron mi atención. La conferencia completa está en la página de Apple y también se puede ver desde el Apple TV. No he revisado pero normalmente también las ponen en YouTube.

Los puntos que consideró clave son:

Habrá Mario Bros en iOS

Un paso histórico para el mundo gamer ya que por primera vez Nintendo traerá a tus queridos personajes a otra plataforma que no es suya. Me alegra que comience esta tendencia y me entusiasma pensar que otros personajes y juegos podrían comenzar a abrirse paso.

Fecha de salida de los nuevos sistemas operativos

El próximo martes 13 de septiembre Apple permitirá a los usuarios actualizar sus dispositivos iOS y Watch OS 3. En el caso de MacOS Sierra será hasta el 20 de septiembre. Me llaman la atención todos pero el que más me intriga es el WatchOS 3 que al parecer convierte al Apple Watch en una máquina totalmente distinta en términos positivos. A partir del mismo será probable que muchos quieran darle una oportunidad al reloj.

Pokémon Go para el Apple Watch

Lo que más me impresionó no fue que existiera sino que se le diera foro y tiempo en el evento de Apple. Ello nos habla de lo fuerte que ha sido el fenómeno y el potencial que se le ve en un futuro.

Apple Watch Series 2

La siguiente generación del Apple Watch ha llegado sin cambios muy dramáticos pero los que hubieron son muy interesantes particularmente para ciertos deportistas especializados.
+ Me pareció muy interesante que ya es totalmente a prueba de agua. Se puede sumergir hasta 50 metros (¡que es mucho!). Yo antes nadaba y ciertamente me frustraba no poder usar mi Apple Watch para contar las vuelas y medir las calorías. Quizá esta nueva versión me anime a nadar otra vez.
+ GPS. No me interesa tanto, pero para aquellos que son corredores esto puedes ser el punto que detone su compra. El potencial que une hay para aprovecharlo es basto. Buenísimo que sea independiente del iPhone. Me pregunto si a nivel de seguridad personal pueda servir (enviar tu ubicación si eres despojado del teléfono)
+ Nueva versión en cerámica. Se ve padre pero no creo que valga la pena. Interesante que silenciosamente quitaron el Apple Watch Edition (el de oro). Me parece bien, no iba con el espíritu que busca normalmente Apple.
+ Versión especial Nike con algunos aditamentos especiales para corredores. No me encantó el diseño pero sin duda un aparato específicamente para este fin que deberá ser un gran compañero para quienes disfrutan de este deporte.
+ Procesador 50% más rápido. ¡Qué bien! Pienso que aunque fue lo menos lucidor, un procesador más ágil junto con lo que ya propone el sistema operativo Watch OS 3 va a permitir que verdaderamente se disfrute la experiencia en el Apple Watch. Particularmente las aplicaciones que en la versión actual no se usan por ser tan lentas.

iPhone 7 y 7 Plus

Los invitados más importantes del evento. Representan el 60% del margen que tiene la empresa y por ello no pueden fallar.
Cuestionamientos como siempre sobre la poca innovación de Apple en el tema. Hay que entender que el iPhone es un producto que está en madurez, mucha de la innovación viene de perfeccionar lo que ya funciona.

  • Adiós por fin a la versión de 16GB y bienvenida la de 256 GB.
  • Nuevo color Jet Black que se ve increíble pero será un imán de huellas y arañazos. Los otros cuatro colores se conservan.
  • Mejoras a la cámara. Me encantaron y quizá la parte más vendedora del producto. En el 7 Plus incluso una cámara dual que permite hacer zooms conservando la resolución. Habrá que probarlo, pero si han resuelto el problema de las fotos oscuras en cuarto cerrado, habrá valido la pena. Tener este iPhone implica que salvo que seas un profesional, ni de broma habría que tener una cámara
  • Mejora de batería. Nadie, pero nadie se va a quejar de esto.
  • Resistencia contra el agua y polvo. Al parecer ya no será problema que se nos caiga a la taza del baño o que se moje en la lluvia. Me dio la impresión que no será posible nadar con él pero definitivamente es más resistente contra accidentes.
  • Adiós puerto de audífonos. No me gustó la manera en que lo vendieron. Esto no se hace por “coraje” o para probar un punto. Se hace de una manera razonada y con un riesgo calculado. La idea es buena y había que dar el paso sobretodo si tendrá beneficios internos y de batería. Me siento incómodo al perder este puerto pero hay que adaptarse y no lo veo tan difícil.
  • Mayor procesador. No hicieron mucho ruido al respecto, pero viene súper bien. Uno da por hecho que el teléfono responde casi al ritmo de nuestras indicaciones y no se retrasa. Cada vez las aplicaciones son más ambiciosas y tener un rápido procesador nos permite disfrutarlas mejor.
  • Botón de home tipo “force touch”. Una decisión necesaria si el iPhone va a ser contra agua. Ahora tendremos una sensación de apretar el botón y no será así. No puedo dar una opinión porque no lo he probado pero la idea me agrada.

Opinión sobre la Keynote de Apple (7 de septiembre)

¿iPad Pro de 12.9 o de 9.7 pulgadas?

Se han quedado atrás los tiempos de Steve Jobs en los que la decisión sobre la compra de aparatos de Apple no era complicada. Tal es el caso del iPad que cuando salió al mercado hace unos años había que elegir únicamente el espacio almacenamiento y si se iba a conectar a datos celulares.

Hoy más que en cualquier otro momento, quien desea comprar un iPad tiene una amplia variedad de opciones ya que además de lo dicho, habrá que escoger entre cuatro colores y tres tamaños. Si consideramos también que hay diferentes generaciones, la decisión de la más conveniente deja de ser fácil. Intervienen muchos factores, tales como el presupuesto, la portabilidad, gusto personal y si realmente le daremos uso a las mejoras que siempre se suman a las generaciones más nuevas del iPad.

La incursión a finales del año pasado del iPad Pro con un nuevo tamaño de 12.9” en pantalla, propone romper esquemas sobre la productividad. Busca enfocarse a ese ideal que algunos intentan de sustituir su laptop con un iPad. Además de su gran tamaño, sumó la posibilidad de usar un teclado en la cubierta y el impresionante Apple Pencil. La hermosa pantalla de este iPad y todo su potencial en procesador, es muy tentador e impresionante. Sin embargo, al momento de usarlo como herramienta portátil, quizá implique lo mismo que cargar una Macbook que es mucho menos limitada en software.

Apple sacó unos meses después un iPad Pro con casi las mismas especificaciones pero en el clásico tamaño de 9.7 pulgadas. Respecto al de 12.9”, la tecnología de la pantalla es algo mejor (True Tone Display) y tiene una cámara fotográfica superior (con flash por primera vez). Los accesorios como el teclado y el Apple Pencil, funcionan igualmente en ambos tamaños del iPad Pro.

BN-LE723_1111ST_M_20151110171205

Un interesado en comprar un iPad Pro se tendría que preguntar cuál de los dos tamaños es la que más le conviene para su uso personal. ¿Valdrá la pena el impresionante monitor del iPad Pro de 12.9″ o la portabilidad y mejoras que ofrece la de 9.7″?

Puedo hablarles por experiencia sobre las ventajas y desventajas de cada uno ya que tengo ambos desde hace unos meses. Lógicamente no es lo que recomiendo para la mayoría, pero al ser algo fanático del tema, me llama la atención experimentar con ambas y conocer cuál me funciona mejor. Puedo decir que la conclusión no será universal pero quizá estaremos cerca de ello.

Es importante percatarse que aún cuando Apple propone que el iPad Pro debe sustituir a la laptop para muchos todavía no hemos llegado a eso. Salvo que seas un dibujante, podrás argumentar que todo lo que puedes hace el iPad, ya lo tienes resuelto con tu Macbook.

Desde una perspectiva de ejecutivo, ya sea el de 12.9″ o 9.7”, pienso que el iPad Pro podría cubrir el 90% de mis necesidades de trabajo al momento de ser móvil. Casi todo se puede hacer si se busca la manera, pero la realidad es que no es muy cómodo para largos periodos de uso y muchos no tendrán tiempo o disposición de encontrar nuevos métodos de trabajo. Actividades que se hacen fácilmente en la laptop, como mover archivos o usar hojas de cálculo, resultan posibles pero muy incómodas sin un mouse. Trabajar sin poder usar dos ventanas del mismo software en pantalla implica en ocasiones lentitud.

theonetrueipad1_2040.0.0

El iPad a nivel productivo será una óptima herramienta que permite realizar las actividades más frecuentes que se hacen en una computadora de manera más rápida, con conectividad independiente a internet (en la versión con datos), larga duración de batería y portabilidad. Lo anterior a costa de estar un poco limitado en software especializado pero siendo ágil en actividades poco complicadas como el email, escribir un texto, revisar fotografías y documentos. Por ello el iPad, ya sea Pro o no, es una excelente opción desde la perspectiva de productividad ya sea como un complemento o el centro de nuestras actividades móviles.

Para elegir entre ambos tamaños de iPad Pro, un primer criterio puede ser el presupuesto, ya que si buscas el mejor costo con mismas propiedades de almacenamiento y conectividad, la versión de 9.7″ con casi las mismas especificaciones, siempre tendrá un precio más bajo. Por lo cual, si el tamaño de la pantalla no es un factor, conviene el de 9.7” ya que siempre se pagará menos por prácticamente lo mismo.

Al momento generar contenido, es decir, escribir, editar un video, trabajar con imágenes etc, ambos iPads Pro tienen el mismo software, posibilidad de aditamentos y aplicaciones. Aun cuando el más grande tiene 4 GB de RAM y el pequeño 2 GB, la diferencia de velocidad de procesamiento es prácticamente imperceptible entre ambas.

9-7-ipad-pro

La diferencia sí es evidente al momento de sentase a usarlo para trabajar, ya que el de 12.9″ brinda mucho mejor experiencia gracias al amplio teclado y lógicamente su gran pantalla. Además, al momento de usar dos aplicaciones al mismo tiempo, es muy cómodo porque ambas quedan de un tamaño perfecto para trabajar. El software es el mismo entre ambos iPads Pro y lamentablemente todavía no podemos hacer un “drag and drop” entre las aplicaciones que estamos desplegando en esta modalidad.

En la versión 9.7″ todo lo anterior también se puede hacer, pero en una modalidad que se siente compacta, sobretodo si tienes la posibilidad de comparar entre los dos iPads. Al momento de generar contenido no es tan cómodo, pero es funcional y el beneficio en portabilidad es un elemento para considerarlo como opción. El iPad Pro de 9.7″ cabe en cualquier mochila y por su tamaño es muy cómodo de transportar, ni se siente. Es muy válido sacrificar un poco de experiencia de uso por contar con un dispositivo fácil de transportar. Si vas a pasar mucho tiempo trabajando, el de 12.9” será mejor opción.

Como toda tableta puede ser importante también la parte del entretenimiento. Para mi gusto en este aspecto es el de 9.7 quien lleva la delantera ya que con el de 12.9″ y su pantalla tan grande, es muy incómodo leer acostado o en un sillón. Su tamaño implica que se favorezca una posición para usarlo en una mesa más que para sostenerla en la mano por largos periodos de tiempo. Si además, se considera la incursión del Smart Keyboard (teclado en la cubierta), el grande se vuelve incluso tormentoso sostenerlo acostado para leer. El de 9.7″ se sostiene con una mano y es mucho más cómodo para disfrutar de contenido.

Otro elemento importante es el uso del Smart Keyboard y el Apple Pencil ya que ambos pueden ser la razón para moverse de una generación anterior de iPad a la versión Pro. Si decides prescindir de estos dos aditamentos, puede ser mejor irse por un iPad Air 2, ya que quizá sea la posibilidad de usarlos lo que más podría encaminarte a preferir un iPad Pro sobre generaciones anteriores.

Sin duda ambos aditamentos tienen la misma efectiva respuesta, pero nuevamente el de 9.7″ se siente más apretado y particularmente en el caso del teclado, no es de tamaño “normal” como el de 12.9″. Si pensamos utilizar mucho el teclado, la versión más grande es mejor. En el caso del Apple Pencil, si vamos a usarlo únicamente para tomar notas, no hay una diferencia, pero si como a mí, te gusta dibujar, valdrá la pena más el de 12.9″. No quiere decir que en la versión de 9.7” no se pueda dibujar bien, pero la pantalla más grande permite hacerlo con más espacio y visualizar mejor lo que estás creando.

braeburnpro-5184-008

Finalmente un veredicto, ¿qué hacer? Después de un tiempo de probar los dos iPads Pro, creo que puedo tener una conclusión de lo que sería lo más conveniente. Dando como prioridad la efectividad y no limitarse al momento de ser móvil, yo pensaría que el combo ideal de portabilidad es conservar tu MacBook y complementar con el iPad Pro de 9.7″. Todavía hay actividades que no se pueden hacer en un iPad o si son posibles, la ausencia de mouse o un sistema de archivos te vuelven lento. Con esta combinación podrás usar tu iPad como un complemento de lujo con portabilidad máxima sin perder poder.

Si escoges esta opción, no te recomendaría comprar el Smart Keyboard ya que si traes tu MacBook sería la herramienta primordial para generar contenido. Me quedaría con el Apple Pencil para tomar notas y eventualmente dibujar (si disfrutas de hacerlo). También te permite usar tu iPad como un dispositivo de entretenimiento que puedes sostener en una sola mano. Lógicamente lo negativo de esta opción es traer dos aparatos y muchos buscan evitar esto. No pensaría que es gran problema porque el iPad de 9.7” no estorba al ser muy portable y liviano.

Quedarse sólo con el iPad Pro 12.9″ es opción para aquellos cuyo objetivo es cargar solo un dispositivo y a nivel móvil no piensan en hacer mucho trabajo pesado de oficina (hojas de cálculo, presentaciones etc.). Los que escojan esta opción trabajarán más cómodos y serán más ágiles en muchos procesos cotidianos, pero tendrán limitaciones o lentitud en algunas actividades (mucho por no tener mouse). En este caso recomiendo considerar tanto el Smart Keyboard como el Apple Pencil. Con este enfoque el iPad se tendría que volver el único aparato que carguemos en modalidad móvil; traerlo además de la Macbook no suele tener sentido. Habría que estar consciente que aun cuando es posible disfrutarla para entretenimiento, no será un dispositivo que usarás cómodamente acostado para redes sociales o películas. Salvo que dibujes, habría que hacer una reflexión sobre si tu dinero estaría mejor aprovechado en una Macbook, ya que por su mismo precio y un poco más, podrías comprar una.

En estos aparatos es imposible generalizar lo que le viene bien a todos, son mis recomendaciones personales basadas en la experiencia de tener ambos, pero tu caso puede ser distinto. Imagina bien qué deseas hacer y las expectativas que tienes para que la elección que hagas sea la mejor. Una vez que escojas, no mires atrás pensando si hiciste una mala elección. Cualquiera de los dos iPads Pro están increíbles y el que elijas lo debes disfrutar mucho.

¿iPad Pro de 12.9 o de 9.7 pulgadas?