¿Puede el iPad sustituir a la laptop?

Vaya pregunta, ¿respuesta rápida? Sí, claro que puede, pero también un celular, un cuaderno y hasta una máquina de escribir. Promover que un iPad sustituya a la laptop creo que es incorrecto. No es que no se pueda, pero esencialmente no deberías ser su enfoque. Un iPad puede ser mejor que una laptop para algunas actividades y peor en otras.

Imagina que alguien te preguntara, ¿puede una motocicleta reemplazar un auto?, La respuesta tendría que ser afirmativa, pues pueden servir para lo mismo, transportarnos a algún lugar. Sin embargo sabemos que a viajar en motocicleta es bastante diferente que en un auto. Tiene algunas ventajas hacerlo como ser un vehículo más barato y moverse más ágilmente en atascos de tránsito. A cambio de ello, el motociclista tendrá limitaciones de espacio, confort y menor seguridad en caso de un accidente. Aún considerando lo anterior habrá quien prefiera usar motocicleta porque disfruta hacerlo y valora sus ventajas sobre las desventajas. La motocicleta sirve para lo mismo que un auto, pero no significa que la experiencia de uso sea igual.

Hace algunos años la única forma de ser productivo a nivel móvil e informático era con una laptop. Nos fuimos acostumbrando a usarla en nuestro trabajo y ahora ya es un producto maduro. Si se fijan, claro que hay mejoras cada año en las laptops, pero ya no dan para evolucionar dramáticamente sin perder su esencia. El smartphone también pasó por un proceso similar y ya está posicionado como una herramienta muy portable que resuelve rápidamente nuestra comunicación informática. El iPad va unos años atrás para definir su lugar como producto es algo intermedio entre el smartphone y la laptop pero que no se puede generalizar fácilmente.

Promover que el iPad es un sustituto de la laptop puede demeritar al producto, ya que para muchas actividades la experiencia de usarlo está por encima de una laptop. Mucha gente se frustra mucho cuando en un iPad no pueden trabajar igual que con una laptop. Tan sólo la experiencia de una pantalla touch es muy diferente a un teclado/mouse así como la inexistencia de software de muchas especialidades. Sumemos que en las primeras versiones, el iPad se usó más como una aparato de entretenimiento sobre productividad. Pienso que también hubo un efecto negativo cuando muchos que compraron el gigantesco iPad Pro de 12.9″ enfocado a “reemplazar la laptop”. Por su peso y volumen muchos razonaron que era mejor cargar su laptop.

No me parece que las reseñas para valorar el uso del iPad en el trabajo vengan únicamente de periodistas y bloggeros. Quizá sea gente especializada en el medio, pero para mi no son representativos de lo que realmente significa hacer el trabajo de un ejecutivo. Por ejemplo: crear hojas de cálculo con tablas dinámicas y macros, crear presentaciones, gráficos, hacer propuestas de proyectos, tomar notas etc… Muy diferente a escribir posts y reseñas.

Por su dinamismo y portabilidad a muchos intentamos incluir el iPad en actividades que antes se hacían únicamente con laptop. Queremos disfrutar de esas bondades de portabilidad y agilidad al mismo tiempo que somos productivos. Para mi, no ha sustituido a mi Macbook Pro, más bien hay actividades que ahora resuelvo con un iPad, pero más importante, hay muchas que puedo hacer mejor que antes. En el momento en que el iPad se porte como laptop pues será eso, una laptop. Surface ha intentado ese acercamiento a la productividad móvil, pero en mi opinión han logrado una buena laptop, no una gran tablet. No está mal, es su propuesta, pero ese producto sí promueve otro tipo de laptop.

Personalmente he intentado utilizar el iPad en mi trabajo desde que existe y lo he logrado con efectividad. Me he esmerado en conseguir software, así como escalar una curva de aprendizaje para aprender otra manera de hacer las cosas. Mucho de mi trabajo móvil es contestar mails, mandar un archivo, presentar, escribir un texto, leer documentos, revisar archivos… y en ello, no hay quien le gane al iPad. En una laptop se puede hacer lo anterior, pero soy más ágil con un iPad, por eso me gusta. También hay ocasiones en que tengo que hacer alguna modificación sencilla a una hoja de cálculo o presentación y puedo hacerla en el iPad rápidamente. Otra ventaja es tener conexión a internet con 4G y olvidarme de estar buscando redes. El Apple Pencil también me ayuda mucho para notas o hacer sketches, sinceramente no veo cómo podría implementarse algo así de manera portable con una laptop.

Pese a este entusiasmo, llega un momento en que tengo que hacer un trabajo más complejo, por ejemplo un análisis estadístico, propuesta de proyecto, un presupuesto vinculado a otros archivos o construir una presentación. Cuando eso pasa necesitamos agilidad en el acceso a archivos, más de una ventana abierta, copiar-pegar rápidamente etc. Es ahí donde viene la complicación, ya que si bien con algún trabajo se puede lograr todo lo anterior, el iPad se siente torpe (incluso aún cuando con iOS 11 vienen mejoras en este aspecto). Por ejemplo, no poder abrir dos archivos del mismo software me hace muy lento mientras que en una laptop es rapidísimo. Cuando quieres modificar una gráfica en Power Point no es posible, el editor no funciona… ejemplos como los anteriores hay varios que no permiten depender totalmente del iPad. Aquí es donde viene el contraste del usuario, ¿no qué podía sustituir mi laptop?

Como decía anteriormente, para muchas actividades usar una motocicleta como un auto es posible, pero no para todo. En el momento en que se trate de usar la motocicleta como auto, se va a sentir limitada, pero si se usa como lo que es, funcionará muy bien. El iPad tiene ventajas y desventajas en su uso pero depende de lo que cada quien necesite. No todos resolveremos nuestro trabajo móvil con un iPad, pero ciertamente hay cada vez más usuarios que podrían hacerlo y descubrir una mejora en su productividad para muchas actividades.

Habría que decir lo qué estás dispuesto a ceder a cambio de las ventajas que ofrece cada aparato o combinación de las mismos. Es posible que si nuestro trabajo esté más enfocado a actividades rápidas el iPad sea mejor solución porque lo hace mejor que una laptop. En todo lo relacionado a portabilidad, mails, generar textos, dibujo, lectura y revisión de documentos, el iPad no sustituye a la laptop, la supera. Sin embargo, si continuamente es necesario usar software especializado o hacer complejos informes, será mucho más conveniente usar nuestra laptop.

Desde hace algunos años llevo mi iPad de viaje pero han habido ocasiones en que forzosamente tengo que llevar mi Macbook Pro. No puedo darme el lujo de que el limitado software del iPad me alente o no me permita hacer algo que necesito. Ahora, siendo prácticos cada que regreso me doy cuenta que hubiera podido llevarme sólo el iPad. Sé que podrían haber algunos percances durante el trayecto, pero los hubiera resuelto a cambio del beneficio de llevar sólo un aparato. Ése es mi caso, pero no es el de todos.

Para mi, el enfoque correcto del iPad como herramienta de productividad móvil (y en ocasiones de escritorio) es promover la manera en que se pueden hacer muchas actividades cotidianas mejor y de manera más ágil. El usuario no necesita que le digan que el iPad sustituye a a laptop, necesita que le digan en qué es mejor para darle razones para usarla.

Un iPad no tiene que hacer lo mismo que una laptop para sumarla a tus herramientas. Si sus atributos te permiten ser productivo para dejar la laptop y te sientes más productivo, pues lógicamente la va a ir sustituyendo. También es un aparato que funciona genial de manera complementaria a una laptop y en su versión más compacta no ocupa mucho espacio. Si buscas la experiencia de una laptop, lo que necesitas es una laptop, pero hay que abrirse a la posibilidad de que muchas actividades qué haces probablemente las hagas mejor en un iPad.

Contacto:
@OBG888

¿Puede el iPad sustituir a la laptop?

Spiderman Homecoming – Reseña @OBG (sin spoilers)

Calificación: ★★★★/5

Spiderman es de los superhéroes más queridos por los entusiastas del cómic y público en general. Spiderman Homecoming ha tomado quizá el reto más grande que se ha tenido al llevarlo a la pantalla grande. Para el universo cinematográfico de Marvel Spiderman apareció por primera vez en Captain America Civil War. En esta película se temía forzada su aparición, pero Marvel logró integrarlo y funcionó perfecto.

Spiderman Homecoming tiene el reto de adaptar al personaje no sólo a un universo previamente configurado sino a tiempos modernos. Para mi gusto se han logrado ambos con éxito ya que por fin se atrevieron a mostrarlo como es originalmente; un adolescente de 15 años con problemas propios de la edad (escuela, amigos etc.)

Para disfrutarla, los “puristas” ochenteros y noventeros tenemos que evolucionar sobre la forma en cómo vamos a recibir esta película. Si se quiere un Spiderman con matices clásicos, ésta no será la película correcta. Sin embargo, si uno se abre a la posibilidad de una adaptación a estos tiempos, puede disfrutarse mucho. Cualquiera puede pasarla muy bien con Spiderman Homecoming pero claramente está enfocada a enganchar con los más jóvenes. La ambientación y situaciones están configuradas para conectar principalmente con ellos. Aún así habrán duros críticos frustrados que al esperar similitudes con la historia y problemas más clásicos del personaje. Si se considera previamente lo que se vio de Spiderman en Civil War, es básicamente lo mismo. De hecho a nivel del personaje, la película comienza al terminar dicha aparición.

El guión me ha parecido excelente; alabado sea el que levantó la mano y dio la idea de ya no poner otra vez el origen del personaje y la muerte del tío Ben. Quizá por ello, la historia fluye más fácil, es entendible e incluso tiene un twist que me encantó. No dejan de aparecer referencias a producciones anteriores e incluso sentar bases para las futuras películas que se habrá del personaje ya sea o no como protagonista. A diferencia de anteriores producciones, se parte de la idea de que la audiencia ya lo entiende. Ello ayuda mucho al dinamismo bien logrado e incluso a disfrutar las contribuciones de trama de las escenas que no son de acción (y hay bastantes). Spiderman se muestra graciosamente novato, se resbala, no sabe bien utilizar su telaraña etc, y junto con sus ganas de hacer el bien transmite una genial inocencia que ningún otro héroe tiene. El humor que maneja la película también es dosificado y bien aplicado. No exageran, pero tampoco olvidan que la gente viene a pasarla bien.

Los efectos especiales son espectaculares, no estorban y están a la altura del personaje con gran calidad. Con tanta tecnología cuesta trabajo valorar lo bien que han logrado las espectaculares y dinámicas escenas. La música, muy millennial para mi, pero no es mala; sobretodo la intro del principio rindiendo tributo a lo clásico.

Tom Holland, el nuevo Spiderman, originalmente a mi no me convencía. Después de verlo en Civil War y luego como protagonista, he cambiado de opinión. Magnífico actor que logra transmitir la nobleza del personaje así como sus ganas de ser responsable con sus poderes teniendo siempre que hacer sacrificios. Uno de los miedos era sin duda el rol de Tony Stark que en los trailers amenazaba con robar protagonismo. No sucede; sus apariciones son contadas y funciona como una necesaria figura aspiracional y consejero. Michael Keaton como Vulture lo hace genial, pero no se le ve un distintivo particular a otras actuaciones. Me encantó que realmente no sólo es un “buitre” por su disfraz sino que es un criminal cuya tecnología se logró a base de robar sobras de los ataques extraterrestres (Avengers 1); me parece una referencia genial. A lo largo de la película aparecen otros personajes que sin duda son reconocibles para aquellos que leemos cómics, son bienvenidos y encierran gran potencial.

Lo que no me gustó es poco y lo hago notar sin que ello empañe lo magnífica que me pareció esta película. El amigo de Peter Parker aunque sé que aparece en algunas versiones de cómics en otros formatos, no hizo clic conmigo, me cayó mal. Parte del drama del personaje es que la gente nunca sabe su identidad y aquí se sigue la tendencia de anteriores versiones para que todo mundo la sepa. Otra crítica junto con las anteriores (particularmente las de Tobey Maguire) es que en los momentos críticos, Spiderman desaparece al quitarse o perder la máscara para que el actor pueda lucir su trabajo.

Los anteriores son pecados menores para mi, nada dramático. Muchos saldrán molestos por la “millenialidad” de esta versión pero yo la acepto, hay que darse cuenta que tenemos que modernizarnos e incluso hay que tener apertura. Un error que cometió y que ya es común, es la tendencia de mostrar en exceso partes importantes de la película con el trailer promocional. Me parece fatal, echan a perder la experiencia completa.

¿Vale la pena verla?

¡Claro! Spiderman Homecoming es un trabajo muy bien estudiado y armonizado con el universo cinematográfico de Marvel. Pueden disfrutarlas chicos y grandes, tiene acción, drama y buen humor. Toma riesgos interesantes dando una versión moderna y divertida del querido personaje. El sentimiento que deja ver Spiderman Homecoming es muy positivo. Me gustó salir con una sonrisa y decir: “Bien, muy bien Marvel, quiero ver más de esto”.

PD. No se vayan sin ver hasta la última escena post-créditos (son dos). Recuerden, “paciencia” es la clave 😉

Contacto:

@OBG888

Spiderman Homecoming – Reseña @OBG (sin spoilers)